Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Francesc Gambús

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Francesc Gambús, Eurodiputado independiente en el Grupo del Partido Popular Europeo y miembro de las Comisiones de Medio Ambiente y de Industria del Parlamento Europeo.

Usted como eurodiputado ha vivido, en primera persona, la apuesta de Europa por la Economía Circular. ¿Cree eficaces las iniciativas adoptadas por el Parlamento Europeo en su aplicación en España, en materia de gestión y tratamiento de residuos?

El paquete legislativo sobre economía circular que ha salido aprobado por amplia mayoría en el Parlamento Europeo y que se está negociando con el Consejo incorpora medidas no sólo eficaces, sino también realistas y, a la vez, ambiciosas. Ha sido un trabajo profundo y minucioso en cuatro ámbitos destacados: residuos, vertederos, envases y aparatos eléctricos y electrónicos.

Es compromiso y la responsabilidad de todos -instituciones, empresas, hogares…- llevar a cabo esta transición hacia una economía sostenible y circular.

Desde las instituciones europeas, hemos puesto la base legislativa con objetivos eficaces para que, desde los estados, se transponga y se aplique a cada realidad estatal. Y permítanme señalar que, en este período de negociaciones, debemos pedirles a los Estados que sean diligentes y que miren más por el interés común que por el propio, porque es urgente disponer de esta legislación para poder llevar a cabo esta transición hacia la reducción, la reutilización y el aprovechamiento eficaz de los residuos.

Por citar algunos de los objetivos marcados para el año 2030, debemos reducir entre un 2 y un 4 % las emisiones de gases de efecto invernadero, pasar del 44 % actual de reciclaje al 70 %, reducir al 5 % los residuos que van a los vertederos (actualmente, en España, se deshecha el 58 % de los residuos en vertederos) y reducir a la mitad el desperdicio alimentario (se desaprovechan aproximadamente 89 millones de toneladas de alimentos en la UE, unos 180 kilos por persona y año). Pero no solo tiene un efecto ecológico, sino que las perspectivas nos indican que se crearán 2 millones de puestos de trabajo, aumentará un 30 % la productividad de los recursos, ahorrará 600.000 millones de euros a las empresas e incrementará un 8 % su volumen de negocio anual gracias, por ejemplo, al ecodiseño. En el ámbito doméstico, cada hogar europeo se ahorraría unos 500 € en la factura energética anual gracias a la eficiencia en el etiquetado energético. La eficacia de las medidas se demostrará si logramos llegar a estos objetivos.

 

El concepto Economía Circular aparece continuamente en el debate de la gestión y reciclaje de los residuos. ¿No le parece una contradicción, cuando la Economía Circular iría más bien en cómo no producir residuos? Diseñando, fabricando, y con pautas de consumo diferentes.

La transición hacia una economía más sostenible conlleva todas estas vertientes que comenta. Por un lado, la economía circular nos impulsa a que nuestros propios residuos sean la materia prima para producir nuevos recursos. Debemos pasar del sistema actual en que todo acaba en el vertedero, hacia un sistema circular donde nada se pierde, todo se transforma y todo se aprovecha. Para ello, es esencial la apuesta por el ecodiseño: facilitar la reutilización de los productos, potenciar su eficiencia y su posibilidad de reciclaje al 100 %. Esta mejora ambiental del ciclo de vida del producto está ligada al cambio en nuestras prácticas de consumo, ya que debemos aprender a reducir la enorme cantidad de residuos que generamos. Desde el diseñador al consumidor, pasando por el productor, todos debemos ser conscientes y pensar cómo podemos aprovechar un bien para no acabarlo convirtiendo en residuo.

Su trabajo como eurodiputado es un gran referente en el Parlamento Europeo, en la defensa de políticas a favor del medio ambiente. ¿Cómo ve las políticas que se desarrollan en este sentido en el Estado Español?

En primer lugar, mi postura en el Parlamento Europeo a lo largo de la tramitación del paquete legislativo sobre economía circular, y también sobre otras temáticas, ha sido para defender las políticas en favor del medio ambiente, pero sin olvidar que deben ser medidas realistas. Y es por lo que considero esencial trabajar por la sostenibilidad y en la lucha contra el cambio climático, pero sin olvidarnos de la afectación que puede tener en nuestro tejido industrial y empresarial, y que realmente las puedan aplicar.

Por otra parte, respecto las políticas españolas en este sentido, el Gobierno español será el encargado de transponer las nuevas directivas sobre economía circular y debería ya empezar a poner las bases para esta transición en conjunto con las otras administraciones públicas, las empresas, asociaciones y otros sectores. Debemos encaminarnos todos hacia el mismo objetivo y no podemos perder la oportunidad ni la ventaja competitiva, medioambiental y social que supone orientar nuestra economía hacia un modelo sostenible y de futuro. Un futuro que es ya y que deberíamos pensar en presente.

España tiene un tejido empresarial de mediana y pequeña empresa. ¿Cree que el tamaño de la empresa puede ser un problema para adoptar la economía circular?, ¿Cómo se puede incentivar la economía circular en la pequeña empresa?

La economía circular es la máquina de vapor del siglo XXI. Es una revolución de gran calado que nos afectará a todos: desde las pequeñas hasta las grandes empresas, des de nuestros hogares hasta las administraciones, desde la agricultura a la industria, des de la investigación a las políticas energéticas. Para centrarnos en la pregunta, el ahorro en sectores de pymes como alimentación y bebidas, energía, electricidad, servicios públicos, y tecnologías medioambientales y de construcción podría alcanzar los 3.700 millones de euros hasta 2030 gracias a reforzar competitividad. ¡Imagínense si es importante esta transición en pequeñas y medianas empresas!

También se debe tener en cuenta que la Unión Europea destina más de 6.000 millones de euros para transformar plenamente el funcionamiento de nuestra economía en los próximos años. A través del Banco Europeo de Inversiones, la UE también dispone de mecanismos para la financiación de iniciativas para implementar prácticas de economía circular, acciones de concienciación y asesorar empresas para el desarrollo y la estructuración de proyectos.

A lo largo de esta tramitación legislativa, he tenido la oportunidad de conocer experiencias de nuestro territorio que aplican la economía circular. Y todas coincidían en mejorar el diseño de sus productos, en reaprovechar residuos, en mancomunar la gestión de los servicios… Este es el caso, por ejemplo, de un polígono industrial de Manresa, Bufalvent, que cuenta con 300 empresas, y que han desarrollado sinergias entre ellas para transformar los residuos que genera una empresa en recursos que aprovecha otra empresa.

Entre los problemas para transitar de la economía lineal a la circular, está el de conseguir que los materiales reciclados obtengan la categoría de producto y dejen de ser residuo. ¿Europa está trabajando al ritmo adecuado en la creación de normativas eficaces para que sea así?

El cambio climático es ya una realidad y esta realidad nos interpela para las presentes y las futuras generaciones. Y Europa debe liderar globalmente este reto insoslayable hacia una economía más sostenible. Las instituciones europeas están haciendo un esfuerzo considerable para adaptarse a estas exigencias y establecer objetivos realistas ante la escasez y limitación de los recursos. Se han marcado a través del paquete legislativo de economía circular que debemos reducir un total de 2,5 millones de toneladas de residuos al año. Siempre digo que Europa es lenta, pero inexorable. Y así será esta vez para liderar el cambio que necesitamos globalmente.

Este ejemplo que la Unión Europea está dando al mundo ante las acciones de Trump y otros nos sirve para abanderar la lucha contra el cambio climático y seguir trabajando a nivel global para preservar los Acuerdos de París y la sostenibilidad del planeta.