Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

La importancia en la calidad del aire que respiramos

La Agencia Europea de Medio Ambiente ha realizado un informe sobre el beneficio que puede aportar a nuestra salud la mejora de la calidad del aire en las ciudades europeas.

En este documento se han calculado los efectos en la salud atribuibles a la exposición a PM2.5, NO2 y O3 en Europa en 2014. Dichos cálculos se basan en datos de contaminación atmosférica, datos demográficos y la relación existente entre la exposición a concentraciones de contaminantes y los resultados concretos sobre la salud.

Y las conclusiones principales de este estudio han sido:

Partículas: En 2015, el 7 % de la población urbana de la Unión Europea estuvo expuesta a niveles de PM2.5 superiores al valor límite anual de la UE. Y aproximadamente el 82 %, a niveles superiores al valor guía más estricto de la OMS. La exposición a PM2.5 provocó la muerte prematura de una cifra estimada de 428 000 personas en 41 países europeos en 2014.

Dióxido de nitrógeno: En 2015, el 9 % de la población urbana de la Unión Europea estuvo expuesta a niveles de NO2, que sobrepasaron el valor límite anual de la UE y el valor guía de la OMS. La exposición a NO2 provocó la muerte prematura de una cifra estimada de 78.000 personas en 41 países europeos en 2014

Ozono troposférico: En 2015, el 30 % de la población urbana de la Unión Europea estuvo expuesta a niveles de O3 que sobrepasaron el valor objetivo de la UE. Y aproximadamente el 95 % a niveles superiores al valor guía, más estricto, de la OMS. La exposición a O3 provocó la muerte prematura de una cifra estimada de 14 400 personas en 41 países europeos en 2014.

La mayoría de los habitantes de las ciudades europeas están expuestos a aire de mala calidad. Los últimos cálculos publicados de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), demuestran que las partículas finas siguen siendo responsables de la muerte prematura de más de 400.000 europeos cada año. El tráfico rodado, la agricultura, las centrales eléctricas, la industria y los hogares son los mayores emisores de contaminantes atmosféricos de Europa.