Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

El cimiento de nuestra sociedad es la sostenibilidad (Rubén Olalla)

Hoy compartimos, de nuevo, un interesante artículo de Rubén Olalla Salmón, Técnico consultor en Calidad Medioambiental y PRL, que aporta su visión de la economía circular. Rubén cuenta con dos Másters, uno en Calidad, Medioambiente y PRL y otro en Hidrología y Gestión de Recursos Hídricos. Tiene un blog muy interesante y hoy nos habla de la sostenibilidad.

El cimiento de nuestra sociedad es la sostenibilidad

Hoy hablaremos de la arquitectura. Su origen radica en el Neolítico (hace unos 8.000 años aproximadamente), cuando entonces los grupos humanos de esa época desarrollaron por primera vez construcciones dolménicas y megalíticas, constituidas por grandes bloques de piedras ordenadas de manera que formasen una cámara funeraria. También desarrollaron otros tipos como el Menhir, que es una piedra alargada colocada de forma vertical sobre el terreno y los Cromlechs, que son el conjunto de menhires. Más adelante, en la Edad de Bronce, aparecen las construcciones en las cuales ya se usan los metales, como las Navetas (cámaras funerarias con forma de barca invertida) o las Taulas (construcciones en forma de “T”).

Siglos más tarde, en la época del Antiguo Egipto (hace 5.000 años), se desarrollaron construcciones de mayor envergadura que tienen su culminación en las famosas pirámides.
La arquitectura del Antiguo Egipto era monumental y se basaba en dos materiales de construcción de gran abundancia: el adobe (ladrillos de barro) y la piedra (piedra caliza, arenisca y granito). Los egipcios ya contaban con conocimientos técnicos y matemáticos, recursos abundantes, y artesanos y artistas experimentados. Tiene un gran mérito y valor, puesto que 5.000 años después,  las podemos disfrutar como en aquella época, constituyendo una de ellas (Gran Pirámide de Guiza), una de las siete maravillas del mundo.

En la época de la Antigua Grecia e Imperio Romano (hace 3.000 años), la arquitectura es uno de los principales legados que nos han dejado de sus civilizaciones. Se caracteriza por la grandiosidad y solidez de sus construcciones y por la excelente organización y técnicas constructivas. Los Romanos eran excelentes constructores y prueba de ello es la variedad de edificaciones que hoy en día podemos disfrutar (coliseos, anfiteatros, acueductos, termas, foros, templos, puentes, calzadas…). Una gran aportación a la historia de la humanidad, y a la arquitectura universal.

En la actualidad, el concepto de arquitectura ha cambiado de forma vertiginosa. Si hace unos siglos, la arquitectura giraba en torno al uso predominante de un determinado material, con fines religiosos y repletos de majestuosidad y ornamentación. Hoy en día, el concepto gira en torno a un aspecto fundamental cada vez más presente en nuestras vidas y en nuestra sociedad: la sostenibilidad. Ya no vale construir con un solo material, con grandes cantidades de bloques de piedra para que las estructuras perduren por los siglos de los siglos… no.
El nuevo concepto es la arquitectura verde, la arquitectura basada en la sostenibilidad. ¿En qué consiste? Muy sencillo. La arquitectura ambiental cohesiona arquitectura y medio ambiente, nos recuerda que esta área debe ser coherente con las necesidades reales de nuestro planeta y basa sus resultados en un uso ético de factores climáticos y ambientales, materiales locales con bajos costes, en el diseño ecológico, en el uso de fuentes renovables y en tecnologías acordes con el entorno y con los recursos  naturales, los ecosistemas y nuestro planeta.

¿Y cómo se evalúa la sostenibilidad de los edificios? A nivel mundial, existe un sistema de certificación llamado LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que en función de los puntos obtenidos puede obtener un certificado “normal” (LEED Certificate), certificado plata (LEED Silver), oro (LEED Gold) y platino (LEED Platinum). A continuación, vamos a ver el edificio que hasta el día de hoy, ha recibido la máxima puntuación de certificación sostenible en el mundo, y que lógicamente pone en práctica estos principios de sostenibilidad.

Situado en la India, el  edificio de Bayer MaterialScience, se ha certificado como LEED Platinum for New Construction, logrando 64 puntos de un máximo de 69, y es, hasta el momento, la puntuación más alta del mundo. El edificio cuenta con esta distinción debido a los mecanismos sofisticados en las áreas de uso eficiente del agua, calidad ambiental interior y la innovación del diseño. Tiene presente el uso de tecnologías verdes, incluyendo un sistema solar fotovoltaico que produce más energía que la que el propio edificio consume, libre de carbono. El edificio usa poliuretano basado en el aislamiento, lo que le facilita un ahorro del 70% de la electricidad que un edificio convencional hubiera consumido en la misma región. Además, también utiliza agua de lluvia y aguas grises (residuales) que son tratadas en el sitio, lo que contribuyó a su diseño ultra-verde de calificación LEED. Es un ejemplo moderno, innovador y clara evidencia del avance de la arquitectura en nuestra sociedad.

Por tanto, la sostenibilidad cada vez está más latente en nuestro entorno, en un mundo desarrollado y cada vez más concienciado, la arquitectura ambiental resalta también el papel de la economía circular en nuestra sociedad. Lo que antes parecía imposible, cada vez es más evidente y cotidiano. ¡Avancemos!