Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

De los residuos a los recursos

Hoy compartimos un artículo de El Periódico  que habla sobre el debate en el que participamos, para hablar sobre la economía circular y las oportunidades que ofrece.

Del producir, usar y tirar al reducirreutilizar y reciclar. La economía debe cambiar de modelo, del lineal, al circular. Los recursos son limitados y hay que aprovecharlos y, a la vez contribuir a combatir el cambio climático. Eso requiere cambios en materia de regulación y normativas pero también de mentalidad y cultura por parte de las empresas porque la ciudadanía, en muchas ocasiones, va por delante de todo ello.

De los residuos a los recursos

Cinco especialistas debaten para EL PERIÓDICO el reto de la economía circular, que también puede resultar una oportunidad de negocio

Del desecho a la reutilización

«No estamos solo ante la reutilización sino que el nuevo modelo debe empezar en el diseño y llegar hasta la valorización» de los residuos, afirma Sara Barberá, gerente de calidad, medioambiente y sostenibilidad de Acciona Service. Seguir con la economía lineal de producir, usar y tirar se hace insostenible y se requiere optimizar los recursos al máximo, lo que supone valorizar los residuos.

Francisco Fernández Ortega, de la Fundación para la Economía Circular, afirma que el concepto de economía circular no debe basarse solo en los residuos, aunque «la paradoja sea que no deberíamos generarlos». «El cambio climático es una realidad y el nivel de explotación de las materias primas, de seguir al ritmo actual, en 50 años se requerirían tres planetas para cubrir las necesidades de la población», afirma edrnández Ortega.

Por su parte, Carles Ribas, profesor emérito de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), asegura que «una crisis metabólica de caballo en la humanidad está en ciernes». La del petróleo era una crisis política, que tenía, por tanto, solución, pero «ahora los recursos del mundo empiezan a escasear», como sucede, por ejemplo, con el cobre, sentencia.

Regulación y compromiso público

La falta de legislación es uno de los problemas con los que tropieza la expansión de la economía circular, según Cecilia Dall’Acqua, gerente de ‘risk advisory’ de Deloitte. Pero no basta con la legislación sino que debe haber «un compromiso claro de la Administración», añade. Finlandia, por ejemplo, ha establecido un hoja de ruta para ser líder en economía circular en el 2025. El país ha tomado esa vía y se vuelca en ello para conseguir el objetivo que se ha marcado.

María Antonia Valero, gerente de medioambiente de Acciona Construcción, se conformaría con que se «solventaran las barreras técnicas» y que las normas facilitaran el uso de subproductos de otros procesos como productos. Valero tiene la «esperanza» de que se lance una recomendación desde Europa, lo que agilizaría todos estos cambios legislativos y normativos, como ha sucedido con otros casos anteriores.

Una opción que además es rentable

Uno de los retos a los que se enfrenta este proceso de transformación es captar el interés de las empresas. Hay que explicar «cómo adaptarse manteniendo el criterio de rentabilidad», afirma Dall’Acqua. «Los beneficios son reales. Hay una mayor eficiencia energética en la producción y también se reducen los costes al tener que realizar menos compras», añade.

Por su parte, Barberá, afirma que «las empresas que quieran sobrevivir tienen que enfocarse hacia esta filosofía. Las que no cambien y no se centren en minimizar el uso de materias primas no van a poder sobrevivir», asegura. Además las empresas deben ir de la mano de «los clientes, la Administración y la sociedad», sentencia.

Fernández Ortega está convencido de que hay que ser pedagógico con las pymes y uno de los caminos es la innovación, que es «el mayor elemento de competitividad y, por tanto, hay que incentivarla».

Una apuesta de toda la organización

Valero destaca que la sostenibilidad forma parte del ADN de Acciona. De hecho tiene un proyecto en este sentido del 2015 al 2020 con un plan de desarrollo de residuos hacia la economía cirular. La construcción es una de las actividades que genera más desechos y la meta es minimizarlos, aunque hay barreras, como el hecho de que no siempre la compañía tiene control sobre el diseño. En todo caso, al ser esta la apuesta, se opta por la innovación.

Por eso esta compañía tiene un laboratorio de investigación para usar en las obras productos de otras industrias, como, por ejemplo, neumáticos fuera de uso como base de terraplenes para carreteras. Esta indagación constante se aplica a todo el grupo. El principio es que «el mensaje de la sostenibilidad llegue a pie de obra», es decir, que impregne toda la organización, manifiesta la representante de Acciona Construcción. De hecho, «la plantilla está concienciada, pero también hay que tener clientes que lo estén y no siempres sucede», afirma.

Gravar, incentivar o penalizar

El representante de la Fundación para la Economía Circular apunta hacia los incentivos fiscales como vía para impulsar el cambio de modelo hacia la economía circular. «Suecia bajó el IVA en las reparaciones de productos, lo que alarga su vida», explica. Ese tipo de medidas son los que defiende. Las administraciones han de ser facilitadoras y actuar de tractoras del cambio. Una fórmula, afirma Fernández Ortega, sería la introducción de cláusulas verdes en los concursos públicos. «Solo el Ayuntamiento de Barcelona realiza compras por más de 600 millones de euros al año. Si sumamos todas las administraciones, se daría un empuje brutal», sentencia.

El profesor Ribas va más lejos y defiende cargar fiscalmente a las energías clásicas o no renovables, como las que se obtienen a partir de gas o carbón, y «desgravar el trabajo». A juicio de este ingeniero, además de la economía circular y la energía, otro reto esencial es el reparto de la riqueza. «La automatización reduce el empleo y, en una época en la que se ha tocado techo, todo ello se traduce en precariedad», sentencia.

Ribas considera primordial potenciar las energías renovables para superar el reto de la energía. Como ejemplo afirma que «el sol envía a la tierra 10.000 veces la energía que requiere y solo se utiliza una pequeña parte. «Hay solución, pero es una transformación tremenda», asegura.

Otra cuestión son los materiales. «A diferencia de la energía, no se intercambian con el espacio (como sucede con los rayos de sol, por ejemplo), difícilmente podrá avanzar la economía y deberíamos contar con lo que tenemos», agrega.

Nacen actividades que no se tenían en cuenta

Además de un reto, la economía circular es una auténtica oportunidad generadora de nuevos negocios. «Maximizar los residuos como materia prima» da pie a «nuevos nichos de mercado, es decir a fomentar actividades que no se tenían en cuenta», afirma Sara Barberá, de Acciona Services.

Una de ellas es la recuperación del fósforo de las depuradoras para elaborar fertilizantes o el empleo de agua reciclada para el mantenimiento de maquinarias industriales, así como el uso de los restos de las trituradoras para el cuidado de jardines para fertilizantes o la reutilización de piezas de automóvil en desuso para otros vehículos. Además de contribuir a mejorar el medioambiente, la empresa se ahorra dinero en la compra de materiales al reutilizar lo que antes eran desechos. Otra de las vías de trabajo de la compañía, una de cuyas banderas es la sostenibilidad, es el «mantenimiento predictivo» para alargar la vida útil de los equipos, lo que también se traduce en un menor volumen de compras.

En Deloitte recomiendan siete pasos a las empresas para encaminarse hacia ese cambio de la economía lineal a la circular y más sostenible. Se empieza por analizar el ciclo de vida del producto o servicio y la reducción de residuos a la mínima expresión o repensar las operaciones de la compañía para aumentar la eficiencia y se acaba con el aprendizaje continuo. En esencia, explica Dall’Acqua, una de las trabas esenciales, además de la falta de regulación para potenciar esta transformación es «la preocupación por el corto plazo» que tienen las empresas.

Acciona, por su parte, participa en varios proyectos de innovación, explica la gerente de medioambiente de la filial de construcción. Algunos de ellos forman parte del programa europeo Horizon 2020, como el que reutiliza las cenizas del proceso de valorización de los residuos de la industria papelera para otros fines productivos.