Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Nueva Guía de Ecodiseño para la recuperación de producto

En el artículo de hoy hablamos de un documento, muy interesante y de recomendable lectura, que nos  habla de cómo reintroducir productos desechados en el sistema económico. Ha sido elaborado por Ihobe con el apoyo de Paula Landabaso, integrante del equipo del Laboratorio de Ideas del Basque Ecodesign Center.

Todos los modelos de gestión que existen en la actualidad consideran a los productos desechados como “residuos” y, aunque en algunos casos se recuperan los materiales a través del reciclaje, ninguno de estos modelos de gestión considera la posibilidad de recuperar el producto en su integridad.

¿Qué aporta el ecodiseño al proceso de recuperación del producto?

Esta Guía analiza cómo puede ayudar el ecodiseño en la recuperación de producto completo, como estrategia dentro de una Economía circular, para una gestión más eficiente de los recursos, porque representa una buena opción para frenar la pérdida de recursos en vertedero o incineración.

El ecodiseño es un paso clave en el proceso de recuperación de producto, porque promueve un diseño consciente, que permite una posterior recuperación eficiente del producto, al final de cada ciclo de vida. De hecho es una herramienta que se puede utilizar como herramienta para aportar beneficios a los dos niveles; tanto al producto como al proceso.

Puede mejorar el valor, la calidad y la vida útil prolongada del producto y puede contribuir a una mejor eficiencia y rentabilidad del proceso de recuperación de dicho producto.

Proceso de recuperación del producto

La recuperación de producto es un proceso que persigue aumentar el valor de los objetos desechados para poder reintroducirlos en el tejido económico-productivo. Este proceso se inicia cuando el usuario desecha un objeto, es entonces cuando empieza el proceso de recuperación, que hará algunos cambios en el producto, para aumentar al máximo su valor. El proceso acaba cuando el producto ya está recuperado y puede volver al mercado y ser usado por un nuevo usuario.

De esta forma, se consigue que el producto tenga más de un ciclo de vida y se dan más servicios  y usos, sin necesidad de producir nuevos productos.

Dentro de la recuperación del producto íntegro existen cuatro procesos de revalorización que se distinguen por el tipo de modificación que realizan sobre el producto y son los siguientes; Reutilizar, renovar, reacondicionar y remanufacturar.

Para completar esta interesante y detallada información sobre el proceso de recuperación del producto, no se pierdan la Guía y visiten la web www.basqueecodesigncenter.net donde irán actualizando los contenidos, en relación a esta materia y publicaciones que resulten de interés.