Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

ENTREVISTA A IVÁN LOBATO

Hoy entrevistamos a Iván Lobato Gago, ambientólogo de profesión, dirige el departamento de I+D de Ciconia Consultores Ambientales, donde trata de conectar mercado y administración pública con la sociedad, desarrollando soluciones integrales en el campo de la sostenibilidad. Lo que le ha servido para lanzarse a la publicación de Economía Circular: de la eco-obligación a la eco-oportunidad, un ebook que os recomendamos como lectura obligatoria.

¿Por qué un libro sobre economía circular?

Hablar de economía circular es hablar de aplicar el sentido común. Lamentablemente aplicar el sentido común nunca ha sido fácil, pues no lo ha sido en el amor, ni en la vida y por supuesto, tampoco habrá de serlo en la economía. De ahí que cualquier actuación que pretenda mejorar el conocimiento o incluso ejercer de mediador entre los diferentes actores implicados (administraciones públicas, mercado y sociedad) tenga una importancia crucial, en tanto que saca a la luz todos esos beneficios que lleva asociado un modelo económico, que pese a ser un perfecto desconocido, lleva ofreciendo buenos resultados desde los tiempos ancestrales.

Si se trata de un modelo ancestral ¿qué podemos decir nuevo de él?

La Economía Circular es algo así como la invención del “chupa chups”, donde todo el mundo conocía al caramelo y al palo, pero fue la unión de ambos elementos, lo que supuso una verdadera revolución comercial. Y esto es precisamente, lo que nos aporta la “circularidad”, la capacidad de conjugar materiales y procesos para llevar a cabo una revolución socioambiental. El cómo conjuguemos los distintos elementos en la búsqueda de nuevas soluciones, es lo que va a determinar en qué medida pasaremos de las eco-obligaciones a las eco-oportunidades.

¿Cuál puede ser el mayor hándicap para alcanzar las eco-oportunidades?

Posiblemente, el auto-engaño colectivo orquestado por la economía lineal. Hay una experiencia personal que siempre pongo como ejemplo del nivel de auto-engaño en el que vivimos como sociedad. Se trata de una campaña de sensibilización ambiental, orientada al reciclaje, que llevamos a cabo en estadios de fútbol. Como parte de la misma, preguntábamos a los asistentes, si estarían dispuestos a utilizar prendas elaboradas a partir de residuos. Que un porcentaje bastante elevado respondiera que no, construyendo todo tipo de argumentos ficticios sobre una peor calidad, un mayor coste económico…es preocupante. Pero lo verdaderamente dramático, es que el 100% de todos esos encuestados que mostraban su negativa, lo hicieran llevando una camiseta deportiva elaborada con plástico reciclado. Lo cual deja claro, hasta qué punto el auto-engaño, puede hacernos negar los beneficios de la circularidad.

¿Alguna propuesta para salir del auto-engaño?

Seguramente la misma, que para todos los retos de nuestra vida, avanzar paso a paso. Ahora mismo, el consumidor medio está tan alejado de la circularidad que le cuesta identificarse con los productos y soluciones más sostenibles. Baste como ejemplo, que mientras la industria circular es capaz de convertir el polvo en papel, en un grado tal de calidad, como para obtener la certificación plata “Cradle to Cradle”, a nivel de concienciación ciudadana aún estamos luchando por visualizar la relación directa entre reciclar papel y salvar árboles. Así pues, frente a la sensación de vértigo que producen los grandes saltos,  pasos pequeños pero seguros.

¿Algún ejemplo de concienciación de esta estrategia de paso a paso?

Recientemente, desde Ciconia Consultores hemos finalizado una campaña de sensibilización, cuyo objetivo, era hacer ver que cualquier residuo, en tan sólo un paso, puede convertirse en algo infinitamente más valioso. Y para ello, hemos dejado al margen todos los pasos intermedios de los procesos industriales del reciclaje, para simplemente colocando estratégicamente residuos y con algún que otro corte, grapado y mucho ingenio, construir esculturas cinéticas como Bricobot, un ente mecánico capaz de recorrer los más variados escenarios en busca de residuos que barrer. Si un brik de leche, dándole tan sólo un par de cortes, puede ser parte de un robot que camina de forma autónoma, cual no será el potencial de un brik, si lo hacemos avanzar por todos esos pasos que la industria de la circularidad ya ha recorrido por nosotros.

¿Tenemos razones para ser optimistas?

El potencial que nos aguarda tras cada pequeño paso es infinito, pero sólo si somos capaces de romper con todos esos falsos mitos en torno a los residuos. Pues como se suele decir, lo malo de una sociedad ignorante, no es que sepa pocas cosas, sino que conozca demasiadas cosas mal, por lo que os invitamos a avanzar paso a paso o página a página, de la mano de “Economía Circular: de la eco-obligación a la eco-oportunidad, haciendo honor a aquello de que “saber es poder”, pues ahora, más que nunca, saber sobre economía circular, es tener el poder en la toma de las decisiones que van a dar forma al futuro en el que habremos de vivir.

Iván Lobato Gago

Director departamento de I+D+I en ciconia consultores ambientales