Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

UTILIZAMOS EL CONCEPTO ECONOMÍA CIRCULAR EN VANO

Hoy publicamos un artículo del blog de Joaquim Braulio i Mayals, licenciado en Ciencias de la Información, publicitario y CoFounder del “Group 381 El Alma en la Economía Circular” que es la primera consultora global de España que define, organiza, dialoga, investiga, educa, involucra, co-implementa, gestiona y comunica la Transición de la Sociedad hacia la Economía Circular. En el artículo habla sobre la utilización en vano del concepto de economía circular.

24/03/2018 | Joaquim Braulio i Mayals

“Circular por la vida con un sentido circular de la vida” sino es así no generaremos el Hipercambio innovador.

Pasan los meses y cada vez se habla más de Economía Circular pero lo más problemático es que solo se trata el concepto de manera superficial y centrado en el Residuo-Recurso, y de aquí no salimos. Existe una desviación tanto en la manera de informar como en una “apropiación indebida” del uso del término, por ejemplo; una empresa conocida por su misión de recoger los envases (SIG) que la ciudadanía deposita en el contenedor amarillo afirma que “trabaja en pro de la economía circular como organización medioambiental que coordina el reciclaje de envases en España”, pues miren, eso es engañar y confundir a la sociedad y sobre todo al mundo empresarial pues recoger envases y reciclarlos no es ni mucho menos ECONOMÍA CIRCULAR, digamos claramente que “Reciclar no es Circular”.

Pasan los meses y no avanzamos pues solamente se habla, se habla y se habla pero nadie se mete en harina para implementarla seriamente. Las empresas y sus directivos siguen sin entrar en ella entre otras cosas porque no entienden ni saben de qué va su proceso. En el momento que hablamos con empresas para aportarles la visión real de la Economía Circular, encontramos que sus directivos ni nos entienden ni saben de que les hablamos y siempre responden que ellos ya tienen solucionada la gestión de sus residuos.  Muy lamentable, pues por culpa de este mal uso del concepto se ha logrado que el posicionamiento de la Economía Circular, por un error de concepción y discurso oficialista, se centre en que se entienda simplemente como una manera de tratar y gestionar los residuos.

Por otro lado investigadores, emprendedores, instituciones sindicales y/o empresariales, educativas y formativas (no tocan el concepto) y las Administraciones Públicas tanto locales como provinciales (muy perdidas en el concepto) abusan del término de forma altamente dispersa en lugar de elaborar un Plan Director de País que permita trabajar globalmente y transversalmente de forma organizada, eficiente y rigurosa para que tanto las empresas, como los territorios, y sobre todo, la ciudadanía tengan la capacidad de seguir una línea de actuación socialmente responsable. Es imprescindible que la sociedad promueva y participe en un cambio total desde el cual seamos capaces de girar el METABOLISMO DE LA ECONOMÍA. Pero la Unión Europea si tiene objetivos y caminos a partir de la legislación creada desde de un proceso reflexivo y necesario para convertirse en un continente competitivo en el gran mercado del Mundo. La Unión Europea avanza implacablemente y ha definido términos de transición e implementación sobre todo en temas de EcoDiseño, energías, investigación y definición de materiales, en el reúso, en reducción de residuos…, etc. etc.

Hoy en España hemos generado y estamos sumidos en un auténtico CAOS del desconocimiento o del conocimiento a medias. Deberíamos entender la Economía Circular como base para el cambio de paradigma hacia la economía de la sostenibilidad integral, o sea, una manera distinta de ver, entender  y de hacer. Cambio de modelo de diseñar, de producir y de consumir por un sistema que imita la naturaleza, donde todo se aprovecha en un solo ciclo. Necesario promover que los residuos tengan mayor valor que el que tenían antes como producto en el denominado upcycling. El consumo de energías se reducirá al mínimo y debe provenir de las fuentes renovables. Imprescindible entender el nuevo modelo de en vez de comprar por poseer, se aboga por el consumo colaborativo o de gozar de unos servicios. Compartir, redistribuir o reutilizar los productos. Esas son las claves primordiales para que socialmente y económicamente sean la única salida a una situación mundial de claro estancamiento y agotamiento del modelo, no del sistema,  pues el capitalismo está en una fase altamente salvaje generando unas brutales diferencias entre ricos y pobres absolutamente abrumadoras y pornográficas.  Sigo pensando que LA GRAN ESPERANZA DE LA ECONOMÍA es el cambio del modelo lineal por el modelo  circular. Debemos enfocarlo como el Gran Cambio Cultural y trabajar entre todos, especialmente las nuevas generaciones de jóvenes, en la  creación, construcción e implementación de procedimientos tanto humanísticos, técnicos y sociales para conseguir romper con ese corsé que se está haciendo cada vez mas fuerte basado solamente y erróneamente (o voluntariamente) en la conversión del residuo en recurso y dar un mensaje sesgado de la auténtica dimensión del HIPERCAMBIO que debe presidir el nuevo mundo.

Todo esto lo escribo y os lo transmito pues tengo miedo, si la verdad, tengo miedo puesto que los que trabajamos por ideología del bien común, y no por coyuntura, en el hipercambio hacia la Economía Circular nos veamos frustrados otra vez. Tengo miedo por la sociedad. Tengo miedo porque a mi edad y con mi experiencia intuyo que la Economía Circular camina hacia la categoría de “HACER VER QUE TODO CAMBIA PARA QUE NADA CAMBIE” y todo acabe en Agua de Borrajas.  Me da miedo que los políticos, las administraciones públicas y ciertas corporaciones tengan un juguete con el cual hayan encontrado su parte sexi y la exploten como gancho motivador para mantener ciertos movimientos económicos ni más ni menos basados en generar una Burbuja. Si seguimos así, en cinco años o menos no nos acordaremos de la Economía Circular, pero Europa del Norte ya nos será inalcanzable y encima no podremos competir con ella pues una vez más estaremos atascados en nuestra indiferencia endémica ante el cambio y sobre todo ante la innovación.

En España existen muchos gurús, investigadores, expertos, consultores y administraciones que se mueven solamente para “cazar” dinero europeo y así generar, a base de postureo, continuos encuentros, seminarios, charlas, cursos, presentaciones, artículos, estudios que se quedan siempre en lo meramente teórico, vacíos y caminando finamente por una superficie donde muchos solo aportan frases copiadas y llenas de circunloquios que no lleva a ninguna parte. Cuando se presentan ejemplos de prácticas empresariales en Economía Circular siempre son los mismos cinco o seis basados en cómo se reaprovechan residuos para hacer tejidos, asfalto, cantimploras u otros enseres…en fin más de lo mismo.  Pero no veo ninguno que parta de como diseñar, innovar en materiales, producir, reaprovechamiento energético, ciclo de vida o distribuir productos pensados desde el primer minuto para no generar residuos. En fin, igual como se ha hecho con la Sostenibilidad (desde el 2005)  la cual jamás se ha implementado en su auténtica dimensión en ninguna Gran Corporación ni evidentemente en ninguna empresa, ahora lo hacen con la Economía Circular.

Por otro lado encuentro altamente preocupante que encima hablemos de indicadores de la Economía Circular. Otra vez estamos ante un falso movimiento con el hecho de que NADIE ha implementado todavía desde su ADN la Economía Circular en toda su dimensión, nadie la ha socializado, nadie la ha transmitido a sus consumidores, pero eso sí, ya se habla con toda frialdad y premeditación de los “INDICADORES DE LA ECONOMIA CIRCULAR”. La cuestión de los indicadores me tiene  sin palabras. Estamos prácticamente en pañales con esta nueva herramienta, casi sin datos, ni experiencias, pero eso si hay quien se permite el insano lujo de hablar de INDICADORES.

Para terminar y dentro de este contexto de superficialidad decir que desde hace tres años veo como se han iniciado proyectos de simbiosis en polígonos industriales los cuales solo insisten en el intercambio de residuos entre empresas para convertirlos en recursos. Por las cifras de mis seguimientos los éxitos son mínimos, por ejemplo; en polígonos con unas 300 empresas solo se ha conseguido que menos de un diez por ciento hayan iniciado los estudios que marquen líneas de actuación, pero la eficiencia y el progreso en las actuaciones son prácticamente inexistentes. Por eso cuando pido indicadores y resultados, repito después de tres años, nadie me responde con cifras convincentes, es más, ni con cifras. No lo entiendo, bueno, si lo entiendo pues estamos en un modelo económico donde las “burbujas” siguen campando a sus anchas y todavía son la base de este discurso vacío de la Economía Circular. Hay una gran burbuja alimentada por unos extraños intereses, a veces electoralistas, que vuelan por encima de nuestras cabezas que mientras hablan y hablan siguen sin actuar y alimentando a una serie de “expertos” que van viviendo, medrando y ganando tiempo y dinero distrayendo a la sociedad y aprovechándose de las oportunidades del dinero público y de las ganas de salir en la foto de ciertos políticos.

En definitiva, estamos utilizando el concepto de la Economía Circular en vano… El hipercambio real no se ve por ningún sitio.