Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Andrea Firenze

“LA CLAVE ESTÁ EN LA INVERSIÓN EN I+D”

Es el director general de Covestro en España, cargo que compagina con la dirección de la fábrica de Tarragona. La que fue Bayer Materialscience existe  como empresa química independiente con el nombre de Covestro desde hace dos años y medio. Cuenta con dos centros de producción ubicados en Barcelona y Vila-seca. Fabrica y comercializa materiales de altas prestaciones útiles en la confección de productos sostenibles que ahorran energía. La empresa está muy implicada en la implantación de métodos de producción sostenibles que den lugar a productos circulares.

¿Por qué Covestro está por la reducción de emisiones de carbono?

Sociamente, el carbono es una paradoja porque por un lado está clarísimo que la sociedad desea que cada vez la industria genere menos CO2 y queremos un ambiente más limpio y más sostenible. Pero por otro, no podemos volver a los antiguos materiales. Hace cien años sólo necesitábamos madera, cuero, metal, tejido y hormigón y con ello se hacía todo. Volver a eso no sería avanzar porque los nuevos materiales son mucho más eficientes y seguros. La innovación está en combinar los nuevos materiales con el respeto al medioambiente y Covestro lo está haciendo.

¿Ello se combina también con la reducción del gasto de energía ?

Hoy en día, si miramos a nuestro alrededor, identificamos muchos nuevos materiales, como los plásticos, que utilizamos cotidianamente en nuestra vida y que han aportado muchísimo a nivel de seguridad y sostenibilidad. Nuestros procesos necesitan energía para poder hacer nuestros productos. Pero, por otro lado nuestros productos también aportan algo a esa sociedad bajando  el  consumo energético. Tenemos un reto que es el Acuerdo de París, donde nuestra cota de emisiones de carbono va a quedar muy limitado, lo cual comporta que tendremos que ser mucho más inteligentes en el uso del carbono.

“Queremos que nuestras inversiones sean inteligentes”

¿Cuál es el plan de Covestro?

Covestro tiene un programa que se estructura en cinco ejes, donde están representados los puntos principales de la sostenibilidad. El primer eje, por ejemplo, es el de contribuir a la mejora de los medios de subsistencia de millones de personas en mercados desatendidos. En este campo, por ejemplo, un alto porcentaje del alimento general no llega a su consumidor final porque no existe un buen control de la cadena de frío. Los productos de Covestro ayudan a asegurar esta cadena de frío. El segundo es el de colaborar con los proveedores más sostenibles en el mercado porque como empresa, podemos tener un sistema muy avanzado en nuestros procesos, gastando poco CO2, pero si a la vez no hacemos un buen trabajo con nuestros proveedores de materia prima y servicios no  seremos todo lo eficientes que deseamos. Queremos que nuestras inversiones sean inteligentes.

¿La clave es invertir en I+D?

Invertimos en I+D. Para el 2025, en Covestro queremos que el 80% de nuestra inversión en I+D esté en linea con los diecisiete objetivos de las Naciones Unidas. Hemos avanzado mucho y nos queremos acercar lo antes posible.

¿Qué abordaje se hace en plantas de Covestro respecto del carbono?

El uso inteligente del carbono es importante. En nuestras plantas se producen al año cientos de toneladas de material plástico. La energía es básica. El uso de esa energía acaba impactando en la generación de CO2 y óxido nitroso. Eso significa tener plantas propias con la mejor eficiencia en tecnología del mercado y también trabajar en sintonía con nuestros proveedores para que sigan la misma línea. Es posible gracias al I+D.

“Tenemos dos plantas capaces de ahorrar el 70% de energía”

¿Y en cuanto a la reducción de energía?

En Covestro producimos materiales que tienen un rol importante en la producción de los poliuretanos. Gracias a procesos novedosos que nos ha aportado la I+D en Covestro ya tenemos dos plantas, una en China y otra en Alemania, que son capaces de ahorrar el 70% de la energía que consumían originariamente estas plantas mediante procesos clásicos.

¿Qué proceso ha desarrollado Covestro en producción de cloro?

En Covestro tenemos un proceso desarrollado donde se puede producir cloro consumiendo un 30% menos que con la tecnología más actual que hay hoy en  día, que es la de las membranas. El consumo eléctrico en una planta de cloro suele ser altísimo. Tenemos, desde hace años, procesos excelentes internos para aprovechar la energía interna disponible y disminuir nuestro consumo final energético.

¿Objetivo en la reducción de energía?

Un objetivo de Covestro con horizonte 2025 es que seamos capaces de disminuir nuestro consumo energético productivo en el 50%. Es un reto muy importante  para una industria. Eso solo lo conseguiremos trabajando en procesos innovadores y asegurando que nuestros procesos actuales sean lo más integrados posible para disminuir consumos energéticos.

¿Cómo recicla Covestro el CO2?

En la segunda mitad del año pasado arrancamos en Alemania la primera planta industrial con un sistema que recoge el CO2 y lo incorpora a la molécula de poliol, que es uno de los elementos para la fabricación de los colchones. Es decir, producimos colchones en los que el 20% de sus materiales están hechos gracias  a la transformación del CO2. De lo contrario, iría a la atmósfera.

“Nuestros productos contribuyen a lo renovable”

¿Y en cuanto a barnices y lacas? 

En algunas líneas de producto hemos sido capaces de sustituir hasta el 70% del peso de endurecedores de barniz por materiales renovables. Incluso alguno de ellos son disoluciones acuosas, es decir con materias primas no dependientes del petróleo.

¿Qué aportan sus lacas a la energía renovable?

El extremo de cada pala de un molino de energía eólica puede llegar a más de 400 kms/hora. La velocidad es tan alta que con un día de viento y lluvia, la pala se deterioraría rápidamente por abrasión. Por este motivo, necesita las lacas especiales. Las lacas que producimos a base de poliuretano soportan mucho más ese impacto por su flexibilidad. Los molinos se ponen también en el mar y hay que hacer llegar el cable eléctrico a través un ambiente salino. Ahí podemos poner termoplásticos y elastómeros, que son resistentes al agua salada sin que se estropee el cable. Ahí también los plásticos pueden hacer una gran aportación. Nuestros productos contribuyen a lo renovable.

¿Están trabajando en mejorar la producción de anilina?

La anilina se usa para fabricar una amplia variedad de productos, entre ellos por ejemplo la espuma de poliuretano y productos químicos agrícolas. En una de las plantas hemos sustituido el proceso tradicional por un proceso bioquímico. Ha   sido posible gracias a residuos orgánicos vegetales.

“Aportamos materiales que contribuyen al aislamiento”

¿Cómo podemos traducir esos avances en productos? 

Muy fácil, el Solar Impulse es un avión que ha dado la vuelta al mundo sin gastar una gota de combustible, solo con energía solar. Ahí Covestro ha participado aportando materiales. Imagine una cabina donde una persona debe pilotar para atravesar durante días el Pacífico, donde las temperaturas por la noche pueden llegar a los menos 40 grados y a más 30 grados durante el día y que no se puede permitir el lujo de calefactores porque o usa la energía para moverse o para calentarse.

¿Esos productos favorecen el ahorro de energía?

Covestro ha aportado materiales como el poliuretano de aislamiento. Tenemos un producto, basado en burbujas muy pequeñas que permiten menos espesor y más aislamiento térmico. Esta misma tecnología va a la cadena de frío, asegurando  que el alimento llegue a su destino, a edificios modernos. Ya existen edificios en el mundo donde el aporte energético externo es cero. Son capaces de mantenerse aislados de calor y frío y funcionan con placas solares.

¿Cómo mejorará los coches eléctricos?

Los coches eléctricos deberán ser más ligeros que ahora para que no precisen gastar tanta energía. El metal tendrá que ir sustituyéndose por plásticos, que son materiales más ligeros. El cristal podrá substituirse por policarbonato, que también es perfectamente factible, las baterías, etc.

“Mejorar la cadena de frío frena la sobreexplotación agraria”

¿Qué aportará a los hogares?

En los hogares se está imponiendo el LED que no permiten el uso de cualquier cristal, tienen que ser policarbonatos. Ello supondría un consumo eléctrico más bajo porque pasaríamos a gastar de 60 vatios con bombilla convencional a 2  vatios con LED. Imagina una nevera con un mal aislamiento térmico. El motor del compresor trabajaría el 80% del tiempo. Los coches, ya ni hace falta explicarlo.

¿A la alimentación?

Respecto a los alimentos si optimizamos la cadena del frío no desperdiciamos tanto alimento en la distribución al consumidor final. Eso evita la sobreexplotación agraria en el planeta porque se aprovecha más lo que se produce.

¿Cómo funciona el proceso químico? 

De la fábrica salen materiales que servirán para hacer poliuretanos, barnices, plásticos de todo tipo, policarbonatos… Después, el material se destina a aislar una casa, a disminuir el peso de un coche, a aislar una nevera o a producir amonio. En cada caso, si no existieran estos materiales, se gastaría más CO2.

¿Cómo se traducirá en términos energéticos?

Mirando la cadena lo importante que tenemos que tener en cuenta es que lo que se ahorra a largo plazo sustituyendo los materiales por plástico de este tipo es 70 veces más de lo que se gasta para su producción.

 

Neus Agulló.-