Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Àngel Simon, Presidente ejecutivo de Agbar

“OBJETIVO: REDUCIR EL 20% DEL CONSUMO DE AGUA POR HABITANTE”

Angel Simon demuestra que Aguas de Barcelona, integrada en la multinacional Suez, está preparada para dar una respuesta sostenible a les necesidades de la gestión del agua en presente y en el futuro. Considera imprescindible la cooperación entre las empresas, las administraciones y la ciudadanía para garantizar la mejor gestión del agua en un contexto de escasez del recurso. La compañía se anticipa a dar respuestas a los efectos del cambio climático combinando experiencia y tecnología para potenciar los procesos naturales del medio. En cuanto al compromiso con las personas, Agbar ha blindado el corte de suministro a más de 20.000 familias en riesgo de exclusión y amplia las bonificaciones en la tarifa a colectivos vulnerables, como los pensionistas.

¿Qué novedades de circularización está aplicando Agbar en la actualidad?

La economía circular forma parte de nuestro ADN e impregna toda nuestra actividad. Trabajamos cada día para que esta visión circular, más allá de la eficiencia, esté presente en todos nuestros procesos. Reutilizamos el agua para darle una segunda vida y hacer frente al cambio climático, que amenaza los recursos hídricos disponibles. Reaprovechamos los nutrientes y la energía generada en el ciclo del agua. Aplicamos una gestión sostenible de las cuencas para asegurar la disponibilidad de agua a medio y largo plazo. Y aplicamos la innovación para la creación de nuevos modelos de negocio circulares.

Agbar crea escuela entre las compañías de aguas…

Un concepto novedoso que desarrollamos desde hace ya unos años es el de biofactoría, que surge de aplicar la economía circular a las estaciones depuradoras de aguas residuales, las EDARs. Gracias a la implantación de las últimas tecnologías, conseguimos reutilizar el agua regenerada para usos agrícolas, urbanos, industriales y ambientales.

¿En cuanto a la energía renovable?

También producimos energía renovable, pudiendo en algunos casos ser autosuficientes y generar excedente. Asimismo, damos valor a todos los residuos para su uso agrícola o energético.

¿Cómo ha integrado Suez esta dinámica?

Suez, la multinacional de la que forma parte Agbar, ha integrado la economía circular en su estrategia como han hecho otros grandes grupos. Su vocación es la de hacer de locomotora de una nueva ordenación de los medios de producción, con el objetivo de utilizar menos recursos para hacer las mismas cosas.

“Suez lidera un nuevo modelo”

¿Cómo ha influído Suez en el sector?

La posición de Suez como uno de los mayores grupos a nivel mundial en cuanto a la gestión de agua y de residuos le permite liderar un nuevo modelo de simbiosis industrial y ayudar a cerrar el círculo a pequeñas y medianas empresas que no podrían hacerlo por si solas. Es lo que ya aplicamos con nuestros proveedores o en los municipios en los que operamos.

¿Qué nuevas soluciones ha aplicado Suez?

Suez nos ha aportado nuevas soluciones circulares para extraer lo máximo de los residuos generados en el ciclo integral del agua, en forma de energía o subproductos, además de las últimas tecnologías en la regeneración del agua.

¿Cómo valora usted la trayectoria de Agbar en el ámbito de la circularización?

Esta visión está contemplada en nuestra actividad desde hace muchos años. El agua es un recurso que tiene un ciclo circular muy claro y nosotros hemos sabido aplicar esa circularidad, por ejemplo, en la gestión urbana.

¿Qué ha posibilitado ser vanguardia?

Gracias a nuestra experiencia y a las inversiones dedicadas a la innovación hemos estado siempre a la vanguardia en la sostenibilidad en la gestión del recurso hídrico y en medidas de economía circular que hemos propuesto a todos los agentes y actores con los que nos interrelacionamos.

Con soluciones de circularidad…

De esta manera, hemos defendido soluciones de circularidad incluso antes de que éstas pudieran utilizarse, ya que, muchas veces, la capacidad de desarrollo e innovación de una empresa como la nuestra va por delante del desarrollo de los marcos legales. Nos avanzamos a los cambios normativos gracias a nuestra capacidad de invertir en tecnología e innovación.

¿Qué proyectos han sentado base?

Es lo que ha sucedido en los proyectos Waste to product que hemos venido desarrollando desde antes del año 2010, lo que nos ha permitido contar con numerosas experiencias en esta línea. Otro caso es el de los proyectos Waste to energy, donde tenemos una amplia experiencia de generación energética, que ha permitido llegar a obtener valores de más de un 80% de autoconsumo como en el caso de la biofactoría de Granada.

“Un compromiso: la autosuficiencia energética”

¿Cuál es el eje estratégico?

Tenemos un nuevo plan estratégico que constituye nuestra hoja de ruta para avanzar dando respuesta a nuestra responsabilidad ambiental, social y económica como grupo. Nuestro compromiso es reforzar el modelo de economía circular en toda nuestra actividad y  contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con un uso más eficiente de los recursos naturales.

¿Con qué objetivos?

Uno de los objetivos de esta hoja de ruta es reducir el equivalente al 20% del consumo de agua por habitante mediante soluciones dirigidas a la eficiencia en el servicio y a la reutilización. El futuro pasa por aquí. En un momento en el que se ha disparado el consumo por el incremento de la población y en el que las reservas hídricas son cada vez más preocupantes, nuestra gran apuesta es que el agua sea reutilizada para usos agrícolas, industriales y medioambientales. Es una opción económica más viable que otras propuestas y con menores costes energéticos y para el ecosistema.

¿Y la autosuficiencia energética?

Nuestro tercer compromiso se centra en fomentar la autosuficiencia energética. En este sentido nuestros objetivos de extensión del modelo de biofactorías a las actuales depuradoras son muy ambiciosos. Además, estamos comprometidos a seguir aumentando la tasa de valorización de los residuos generados en los procesos de tratamiento de agua, que en el caso de los lodos, actualmente ya es de un 94%. Toda esta actuación, que va en la línea de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los ODS, no sería posible sin una colaboración con las administraciones locales y con otros grupos de interés.

“Contribuir a la reducción del consumo de energía”

¿Qué beneficios comportarán al cliente de Agbar?

El principal beneficio es la garantía de suministro de agua en un contexto de cambio climático, que nos obliga a todos a un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos, ya que los episodios de sequía serán más frecuentes en el futuro.

Ello es fundamental ante la carestía de agua como recurso…

Asegurar que contamos con agua es fundamental para el funcionamiento de las ciudades, para nuestras explotaciones agrícolas y para el sistema económico en general. Además, queremos contribuir a la reducción del consumo de energía.

Como experto en circularidad empresarial ¿qué opina sobre las medidas europeas para promover la circularidad?

Una Europa que utilice eficazmente los recursos es una de las siete iniciativas emblemáticas que forman parte de la estrategia Europa 2020 que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Se trata de la principal estrategia de Europa para generar crecimiento y empleo, convirtiendo a la UE en una economía circular. En Europa sólo se aprovecha el 5% del valor original de los materiales y la energía que son utilizados. Para cambiar esta situación es necesario un cambio de visión tanto empresarial como territorial e individual.

Lo cual supone un gran esfuerzo…

En todo caso, las medidas adoptadas deben ser tomadas con cautela y aplicadas de una manera realista y coherente con las realidades de cada país y región para que realmente incentiven y hagan viable a nivel social, económico y ambiental los proyectos de economía circular. En esta línea se debe hacer un gran esfuerzo compartido entre administraciones públicas, ciudadanos y empresas para velar por unas normativas justas y responsables.

¿Las medidas de ámbito municipal son suficientes para promover acciones circulares en el sector del agua o se podrían mejorar?

Para avanzar en la economía circular es necesario trabajar a todos los niveles. Por ello, son muy importantes las alianzas público-privadas, en las que también participan universidades y entidades sociales.

¿Como por ejemplo?

Un claro ejemplo es la experiencia del municipio de Sant Feliu de Llobregat, en Barcelona, donde la colaboración público-privada entre Aigües de Barcelona, el Ayuntamiento y el centro de investigación Cetaqua, ha permitido investigar herramientas innovadoras para aplicar la economía circular a nivel municipal, identificando oportunidades en relación a la reducción del consumo de recursos y residuos, el uso de subproductos o la reutilización de agua.

Sant Feliu i Gavà, casos de éxito

¿Este precedente ha tenido seguidores?

Este caso se ha replicado hace poco también en el también municipio barcelonés de Gavà, siendo dos casos de éxito y de cómo desde la gestión del agua podemos liderar la transición circular de los territorios.

Su trayectoria profesional demuestra su vocación de conciliar empresa y medio ambiente en clave circular. ¿Qué razones le han movido a tomar esta opción?

Es una cuestión de responsabilidad personal y de compromiso con las generaciones futuras. Debemos dejar a nuestros hijos un planeta en el que valga la pena vivir y en el que tengan las mismas oportunidades o más que tuvimos nosotros. No podemos agotar los recursos ni hacer  caso omiso al evidente cambio climático. La sostenibilidad y la economía circular ya no son meras etiquetas, más o menos vistosas, sino que forman parte de un cambio de paradigma en el modelo productivo y en la actividad humana.

¿Son suficientes las aportaciones de los agentes sociales en la promoción y consolidación de la circularidad o echa en falta algunas mejorías?

La concienciación de los agentes sociales es cada vez mayor. Lo que necesitamos es que haya más proyectos tangibles para que así las empresas, independientemente de su tamaño, se puedan acoger al marco estructurado de ayudas impulsado por la Comisión Europea. Es necesario que la economía circular se extienda de forma capilar a todo el tejido productivo y social. Necesitamos mucho talento para repensar todos los procesos.

Comprometidos con la reutilización

¿Cómo valora el panorama empresarial internacional del sector del agua en circularización?

Los países del norte de Europa disponen de normativas que incentivan y potencian la circularidad, lo que permite construir modelos empresariales robustos. También es muy importante la estabilidad de los marcos regulatorios  que se da en estos países y que otorga seguridad a las inversiones orientadas en este sentido. Agbar dispone desde hace tiempo de soluciones y tecnologías que aún no se pueden aplicar por falta de un marco legal favorable.

¿Cuál será la contribución de las empresas de suministro de agua, a nivel global, a la preservación del medio ambiente si adoptan medidas circulares?

El agua juega un papel central no solo en la preservación del medio ambiente, sino en el mantenimiento de nuestra civilización. Las empresas del sector estamos comprometidas con cuestiones como la reutilización, una actuación permanente que debe ir más allá de los períodos de sequía. También trabajamos para reducir las emisiones de CO2 y el consumo de energía.

¿Fomentando la biodiversidad?

En Agbar estamos comprometidos en fomentar la biodiversidad, lo que pasa por el diseño y promoción de ‘infraestructura verde’ en el ciclo del agua y la “renaturalización” de las instalaciones existentes. Dos buenos ejemplos son los humedales artificiales de depuración del delta del Ebro o del Parque de la Marjal en Alicante. Éste último combina también medidas de economía circular, como la reutilización del agua que se recoge en épocas de lluvia.

¿Qué nuevas oportunidades empresariales supone la economía circular en su sector?

Los beneficios de aplicar la economía circular en el sector del agua son para todos, pero, sin duda, existen oportunidades empresariales.  La utilización de agua regenerada en la agricultura, junto a la gestión de los datos disponibles que afectan a este sector, supondrá una importante revolución, que incluye ya la generación de fertilizantes “verdes”. En el campo urbano, la reducción de la huella de carbono y las nuevas tecnologías inteligentes abren un campo muy interesante en proyectos muy próximos a la ciudadanía, como el transporte público y los servicios domésticos, entre otros.

Neus Agulló.-