Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

SOLO JUDIAS, POR FAVOR.

Conocemos bien que la persona consumidora se está transformando, moviéndose sin pausa en una dirección que siempre tiende a expresar lo mismo: Un aumento del cuidado, por todo, y eso quiere decir del planeta y las personas que lo habitan. No solo es que ya nadie quiera consumir nada que sepa que resulta perjudicial, es que también nos está diciendo que está bien dispuesto para cambiar sus hábitos. Una gota es siempre una gota en el inmenso océano del consumo ¿Pero es tan solo una gota? Una mujer joven, de unos treinta años, se dispone a adquirir unas modestas judías blancas y cuando llega el momento alarga decidida el recipiente que se ha traído de casa ¡Ella solo quiere comprar judías! No quiere que eso comporte nada malo para nadie, no quiere que haya que asumir una ¿inevitable? dosis de residuos y contaminación. Ya no, ahora ya no. Y está dispuesta a hacer algo para evitarlo, ya lo ha hecho.

¿Realmente tenemos que esperar a que las gotas se conviertan en ríos y los ríos en mares? ¿Puede o no puede ser la industria del gran consumo la que alargue sonriente su mano portando algo que solo esa eso, justo lo que la persona consumidora quiere recibir?

La Economía Circular nos propone no solo una reflexión, sino una decidida acción para que quién quiera beber agua, tomar una cerveza o prepararse una cena rápida, lo haga sin que una ingente cantidad de energía y recursos deban ponerse en marcha para paliar (no solucionar, tan solo paliar) las ¿inevitables? consecuencias derivadas de un propósito tan lícito como inherente a la vida humana.

Esperar puede resultar conveniente. Tratar de comprobar sí es cierto. Escudriñar atentamente los movimientos del mercado, pero probablemente todo eso no sea más que una excusa para no tener que enfrentarnos a nuestros propios límites. Para huir ante nuestros propios imposibles.

Pero no es un límite, es un inmenso canto a la esperanza lo que acompaña el resuelto gesto de una mujer joven que reclama consumir tan solo aquello que desea. Ese es el auténtico umbral y cada día en muchos lugares más y más personas nos están reclamando que sepamos traspasarlo. Ellas ya se han transformado. Ellas ya han tomado lo mejor de lo que ahora tenemos para darle una nueva forma. Una que es de todos porque no va contra nada ni nadie. A la industria del gran consumo no solo le va su futuro, sino encontrar, de una vez, sentido en cuanto ofrece.

 

Marià Moreno

Partner- Strategy

Group381 Economía Circular