Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Biometano, el combustible que permite mover autobuses con residuos orgánicos

En un empeño en encontrar alternativas sostenibles al uso de combustibles fósiles, como el diesel o la gasolina, para participar en la lucha contra el cambio climático, el Grupo HERA, , ha desarrollado una nueva tecnología que permite aprovechar la energía procedente de los residuos orgánicos de vertederos,depuradoras de aguas residuales urbanas o industriales. El aprovechamiento energético de estos residuos presenta un  gran potencial para contribuir en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), de las cuales el transporte es uno de los principales responsables. Esta valorización, se traduce  a la vez en una reducción del grado de dependencia energética, con un combustible de producción local. Todo ello combinado con el beneficio ambiental que proporciona la reducción de residuos orgánicos que, en otro caso, se acumularían en vertederos.

Tras la primera prueba piloto de aprendizaje para generar biometano que se realizó en el vertedero de Góngora (Navarra) en el que se instaló una planta semi-industrial capaz de tratar de tratar 100 Nm3/h de biogás bruto, el grupo Hera decidió testear la misma tecnología en la depuradora de Arazuri (Navarra). En esta EDAR, los fangos son sometidos a un tratamiento de digestión anaerobia- en ausencia de oxígeno- en el interior de un digestor durante aproximadamente unos 30 días, tras los cuales se obtienen  los productos resultantes: el compost y el biogás. Mientras anteriormente el biogás obtenido en Arazuri, con un contenido de 60-65% de metano (CH4), se destinaba principalmente a la producción de energía eléctrica para el abastecimiento de la planta, la nueva tecnología de depuración y enriquecimiento del biogás desarrollada por HERA, (Upgrading BNCC Biogás Natural Concentrado y Comprimido), ha permitido la producción de biometano con un contenido entre 95-99% de CH4 apto para ser utilizado como combustible vehicular osusceptible de ser inyectado en la red de gas natural.

Esta tecnología, que consiste en un lavado químico con aminas, permite eliminar impurezas y capturar el CO2 presente en el biogás. Además de presentar un bajo consumo eléctrico durante el proceso, ofrece otras características beneficiosas como unas pérdidas de CH4 prácticamente nulas en la corriente de CO2 y una alta eficiencia en cuanto a la separación del CO2 del biogás, por lo que se obtiene un metano de gran calidad, sin impurezas, y con unas características similares a las del gas natural. Sin embargo, se diferencian en el origen: mientras que el biometano procede de materias orgánicas fermentadas en vertederos y depuradoras, de residuos orgánicos, o de la agricultura y ganadería, el gas natural procede de fuentes fósiles.

El biometano resultante ya ha sido utilizado exitosamente como combustible  en vehículos pesados de flota, como autobuses de transporte urbano y camiones de recogida de residuo. Durante el periodo de prueba, los camiones han estado circulando durante dos meses, recorriendo un total de 3700 km, con un consumo medio de biometano, mucho menor del esperado. Tres autobuses de distintas marchas estuvieron circulando durante 5 meses cubriendo diferentes rutas urbanas y recorriendo algo más de 14.000 km en total con consumos inferiores a los estándares certificados por TÜV (respecto al equivalente en gasoil y gas natural).

Una planta de Upgrading BNCC estandar del grupo HERA instalada en un ecoparque de tamaño medio produciría 2.064.000 Nm3 biometano/año. Teniendo en cuenta los porcentajes de consumo de los diferentes vehículos de flota testados, la planta podría suministrar biometano vehicular a 45 autobuses al año, lo que equivale al 12% de la flota de autobuses del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) propulsados por Gas Natural Comprimido (GNC), o a 78 camiones al año.

Hablando de datos ambientales, las emisiones de CO2 producidas por los autobuses de biometano se consideran cero, mientras que las emisiones medias de CO2 en autobuses de gasoil se calculan de 133 kg/100 km y de 107 kg/100 km de CO2 en autobuses de gas natural vehicular (GNV).  Todo el CO2 que emite el gas natural es de origen fósil, pero en el caso del biometano el combusible es de origen renovable, por eso las emisiones netas son prácticamente nulas. La sustitución de combustibles fósiles por biometano no sólo aporta un gran beneficio medioambiental, disminuyendo las emisiones de CO2, reduciendo la huella de carbono y mejorando la calidad del aire; también proporciona un beneficio económico generando una riqueza sostenible con una menor dependencia de los combustibles fósiles y de las fluctuaciones de sus precios, creando empleo verde y originando grandes ahorros económicos para los consumidores que deciden apostar por este combustible alternativo. a día de hoy el Nm3 de gas natural en gasolinera es de 0,948€, mientras que el litro de gasóleo  se encuentra a 1,25 €. Se calcula que la propulsión a biometano podría suponer un ahorro para el usuario final de entre un 20-30%

Gracias a esta nueva tecnología de Upgrading BNCC, se estima que España podría llegar a sustituir una cantidad equivalente al 6,5 % del gas natural consumido en todo el territorio, o de mover las flotas de autobuses urbanos que circulan por nuestras ciudades. Y todo ello, a partir de los residuos orgánicos generados por la población, desde las pieles de la fruta que depositamos en la basura a las aguas negras de los inodoros.