Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Javier Domínguez Lino, presidente de SOGAMA

Javier Domínguez Lino es el presidente de la Sociedade Galega do Medioambiente (SOGAMA). El ex-coordinador en Pontevedra del ente gestor del suelo Xestur es licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidade de Vigo, tiene 46 años y ha accedido a SOGAMA con voluntad renovadora. Se ha propuesto regular la gestión de los residuos desde un prisma de cooperación entre lo público y lo privado.

¿Cómo surgió la idea de organizar el actual modelo de SOGAMA?

Sogama como tal nació en el año 1992 con el objetivo de poner fin a la lacra de los más de 300 vertederos municipales que no cumplían los requisitos mínimos de seguridad y control y a los más de 3.000 puntos de vertido ilegal diagnosticados en Galicia en la década de los 90. Fue todo un desafío entonces porque había que crear la infraestructura, pionera en su momento, y organizar el modelo, pero gracias a la cooperación público-privada y, sobre todo, a la confianza de los ayuntamientos y ciudadanos, las previsiones se cumplieron y Sogama es hoy una de las compañías referentes, en España y Europa, en la gestión y tratamiento de los residuos urbanos.

¿Cómo está participada y a cuantos ayuntamientos da servicio?

Participada en el 51% por la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, y en el 49% restante por el Grupo Gas Natural Fenosa, la compañía da hoy servicio a 294 ayuntamientos gallegos (el 94% del total) a través de un sistema que prioriza, conforme a la gestión jerarquizada de residuos que pregona la Unión Europea, la reducción, la preparación para la reutilización y el reciclaje, añadiendo la valorización energética de la fracción no reciclable y relegando el vertido a último lugar por su negativo impacto para el medio ambiente y la salud.

¿Qué resultados está dando el modelo de SOGAMA?

Pues uno evidente e incuestionable: gestionar correctamente los residuos urbanos producidos en la mayor parte del territorio gallego. Y además lo hace, como no puede ser de otra forma, desde el rigor y el escrupuloso cumplimiento de la legislación vigente, propiciando que su actividad industrial sea perfectamente compatible con la protección del entorno. Prueba de ello son sus niveles de emisión, que se encuentran, gracias a la adopción de tecnologías vanguardistas y de última generación, muy por debajo de los límites legales.

“SOGAMA fue avalado por la comisión europea con 72 millones de euros”

Modelo avalado por la Comisión Europea…

En este sentido, cabe señalar que el sistema SOGAMA fue avalado ya en sus orígenes por la Comisión Europea, recibiendo en su momento 72 millones de euros procedentes del Fondo de Cohesión. Años más tarde, fue sometido a una evaluación ex post y la propia Comisión corroboró en su informe de seguimiento las bondades ambientales, económicas y sociales que, para Galicia, tenía la actividad de esta empresa pública.

¿Qué novedad acaba de poner en marcha SOGAMA?

Acabamos de construir una planta de compostaje industrial, que dará servicio a los municipios más próximos, y en la que se procesará la materia orgánica procedente de la recogida selectiva municipal, contribuyendo a ese objetivo europeo de reciclar, en el horizonte del año 2020, el 50%, en peso, de los residuos urbanos.La instalación, con capacidad para procesar 15.000 toneladas anuales, prevé producir del orden de 3.000/4.000 toneladas de compost de buena calidad para ser aplicado en la agricultura y jardinería sin restricciones.

¿Cómo están respondiendo los ayuntamientos?

Los ayuntamientos interesados ya están estudiando las condiciones de adhesión y confiamos en que, en breve, podamos hacer las primeras pruebas de funcionamiento. En este sentido, es preciso recordar que los entes locales deben incorporar a las calles el quinto contenedor y modificar su operativa de recogida y transporte, además de llevar a cabo campañas de información, formación y concienciación en la segregación de orgánicos que, en todo caso, contarán con el apoyo de Sogama.

“En compostaje doméstico trabajamos con 234 entidades adheridas”

Esta iniciativa se enmarca en un programa de compostaje…

Ciertamente. Es un programa más amplio y ambicioso que aglutina el compostaje doméstico, en el que la empresa lleva trabajando desde hace años, contando con 234 entidades adheridas al mismo, lo que se traduce en 143 ayuntamientos, 80 centros educativos y 12 colectivos sociales, entre los que ha distribuido más de 7.700 compostadores, y el vermicompostaje, un proyecto más reciente que ha implantado de forma experimental en 3 ayuntamientos, 2 centros escolares y 1 colectivo social, y en el marco del cual ya ha distribuido 84 vermicompostadores. En este último caso, son las lombrices de tierra las verdaderas protagonistas del proceso, toda vez que ingieren la materia orgánica y la excretan en forma de humus, un fertilizante natural que, a juicio de muchos expertos, supera incluso las bondades del compost doméstico.

¿Cuál es el máximo reto de este programa?

Por encima de todo, se trata de un programa integral orientado a ayudar a los ayuntamientos, posibilitando que éstos alcancen importantes beneficios ambientales, ya que al reciclar la materia orgánica en origen, reducen la frecuencia de recogida y transporte de la basura convencional, disminuyendo las emisiones de CO2; económicos, pues depositando menos residuos en el contenedor genérico, entregan menos toneladas a Sogama y aminoran el importe de la factura a pagar a esta empresa pública; y sociales, ya que se recupera una práctica tradicional en el rural gallego como es la segregación de la materia orgánica para alimento del ganado y/o elaboración de compost.

 ¿Qué medidas se prevén a largo plazo?

Estamos trabajando en la ampliación del complejo industrial de Sogama en Cerceda, cuya capacidad se verá incrementada en un 81%, pasando de las 550.000 toneladas anuales a 1 millón. De esta forma, la entidad podrá tratar, en condiciones óptimas, todos los residuos domésticos producidos en Galicia.

La ampliación contempla la construcción de una nueva planta de clasificación para los envases contenidos en la basura convencional como plásticos, papel/cartón, vidrio, acero, aluminio… y cuyas obras dieron comienzo en octubre del pasado año. Esta primera etapa culminará a finales del año en curso. La segunda fase contempla la remodelación de la actual planta de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible. Si todo sigue su curso, la ampliación de Sogama será una realidad en 2019.

“Pretendemos llegar al vertido técnico cero”

¿Qué resultados se persiguen?

Con la ampliación, Sogama logrará posicionarse el año que viene como una de las plantas de su categoría más grandes y eficientes de Europa y del mundo, manteniendo su liderazgo en España. Esta mejora contribuirá igualmente a incrementar sus tasas de reciclado, multiplicándolas por cuatro, y a disminuir el vertido final, pretendiendo llegar al vertido técnico cero, principal exponente de la economía circular.

¿Cree usted que hay que mejorar la gestión del reciclaje?

En el ámbito del reciclaje, creo que hay que mejorar muchas cosas y creo, además, que en este proceso de mejora deben participar activamente todos los actores: administraciones, a través del diseño de hojas de ruta y planes de acción; empresas, a través de la innovación y la correcta gestión industrial; y ciudadanos, a través de su aportación al sistema. Entiendo, además, que la población es una pieza básica porque si no hay ese gesto básico y esencial de depositar el residuo en el contenedor correspondiente, el sistema se quiebra. Ahora bien, debemos ayudar al ciudadano a cumplir con su función mediante la información, la formación, la concienciación y, por supuesto, la dotación de medios.

¿Considera usted que la industria gallega está suficientemente concienciada respecto de la circularidad?

En Galicia tenemos un gran potencial industrial que está trabajando de forma ejemplar en el I+D+i y, por supuesto, en la circularidad. Es una pieza clave en el desarrollo sostenible de nuestra comunidad y me consta la gran labor que muchas empresas están realizando en este ámbito para ganar en eficiencia con un menor consumo de recursos naturales. Estamos en el camino.

¿Lo está el ciudadano?

Poco a poco estamos tomando conciencia del deterioro que está sufriendo nuestro planeta y hemos caído en la cuenta de que los recursos son escasos y limitados. No hay para todos, por lo que debemos optimizarlos. La economía circular no es más que aprovechar, optimizar, rentabilizar, racionalizar, en definitiva, usar el sentido común. Al fin hemos comprendido que no hay plan B y eso nos ha puesto en alerta.

“Hay ayudas, otra cosa es que se sepan canalizar”

¿Hay suficiente disposición por parte de los actores sociales, políticos,  empresariales y económicos para potenciar una más eficaz gestión de residuos?

Cada vez más, pero el esfuerzo debe ser todavía mayor. Hay que llegar a puntos de encuentro que permitan diseñar líneas consensuadas de acción que se ciñan a las necesidades reales y que se traduzcan en acciones concretas que acaben repercutiendo positivamente en el medio ambiente y en el bienestar y calidad de vida de las generaciones actuales y futuras.

¿Reciben los municipios suficientes ayudas para circularizar?

Hay ayudas. Otra cosa es que se sepan canalizar. Es importante que los municipios cuenten con personal técnico especializado para materializarlas.

Europa tiene como propuesta eliminar los vertederos. ¿Lo ve usted posible?

Sí, siempre y cuando se aplique un canon adecuado al vertido. Lo que no puede ser es que el vertedero siga resultando la opción más barata de tratamiento. Mientras sea así, todo seguirá igual. El vertido debe ser penalizado porque es la peor opción y la más nociva desde todos los puntos de vista. La jerarquía en la gestión de residuos lo dice claramente. Tras el reciclaje, la valorización energética de la fracción no reciclable debe primar sobre el uso del vertedero. Esto lo tienen clarísimo desde hace muchos años los países del norte de Europa, que son los que más reciclan y los que más valorizan energéticamente, contando con unas tasas de vertido que han logrado situar por debajo del 4%.

¿Cree usted que Galicia mejorará su circularidad a medio plazo?

Estoy convencido. Y pongo un ejemplo clarísimo: la media de vertido en España se sitúa en el 57%. La media de vertido en Galicia, en el 33,3% (datos del año 2016). La ampliación de Sogama contribuirá a incrementar esta circularidad, amén de otras acciones que la Consellería de Medio Ambiente y distintos departamentos autonómicos tienen en marcha para garantizar la sostenibilidad futura de nuestra comunidad.

 

Neus Agulló.-