Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

ENTREVISTA A JOAQUIM BRAULIO

Joaquim Braulio i Mayals. Licenciado en Ciencias de la Información. Publicitario y CoFounder del “Group 381 El Alma en la Economía Circular”. Hoy Chief Visionary Officer del mismo grupo.

¿Qué es Group 381?

Somos la primera consultora global de España que define, organiza, dialoga, investiga, educa, involucra, co-implementa, gestiona y comunica la Transición de la Sociedad hacia la Economía Circular.

Trabajamos para ser un referente en conocimiento desarrollando modelos de negocio, productos y servicios de comunicación y facilitación en base a la sostenibilidad económica, social, cultural y ambiental. Promovemos un modelo que inspire a las nuevas generaciones para la construcción de un futuro sostenible, y perdurable hacia una sociedad de cero-residuos que maximice los beneficios para todos. Creamos y definimos procesos de educación y formación para sensibilizar a las personas impulsando, con las Administraciones Públicas, Organizaciones Empresariales y otras asociaciones, el desarrollo Circular de las Empresas y los Territorios.

Desarrollamos procesos creativos que determinen el Camino hacia la Acción, considerando siempre la oportunidad de generar una Comunicación innovadora para la implantación de proyectos de Economía Circular y Social. Para nosotros la Economía Circular es una RAZÓN, cargada de EMOCIÓN y que tiene SENTIDO y desde el management utilizamos la ingeniería, los diálogos, la gobernanza, el empoderamiento, el marketing y la comunicación, para facilitar las relaciones de las empresas en su lucha contra el Cambio Climático.

crowd-1555074_960_720

¿Cómo ubicamos a un publicitario promoviendo la Economía Circular?

De manera muy fácil y muy lógica. Soy licenciado en ciencias de la información y toda mi vida profesional ha estado centrada en fomentar el consumo, creando campañas de marketing y publicidad para grandes marcas. En 1997 por razones personales decidí dejar el consumismo, para pasar a comunicar procesos medioambientales y dedicarme a la puesta en marcha de Agendas 21 unidas a la educación y concienciación ambiental de la sociedad. Hoy el paradigma del consumismo está iniciando un cambio inevitable el cual solo tenemos dos formas de afrontarlo; traumáticamente o inteligentemente, y yo apuesto por esta última. Un publicitario como yo ha de tener muy claro que, si el mundo cambia, las personas cambian y la economía pasará de los convencionales y fracasados procesos lineales a los circulares, la publicidad también debe cambiar…, y radicalmente.

Estamos empezando a vivir, personal y colectivamente, un rito que nos podría llevar de nuestro mundo materialista a un mundo postmaterialista: una sociedad más sana, sabia y ecológica, en la que una economía reintegrada a los ciclos naturales (Economía Circular) esté al servicio de las personas y de la sociedad, donde la existencia gire en torno al hecho de crear y celebrar, en lugar de competir y consumir.

Hoy y encarando el futuro, lo peor que nos puede pasar es que las consultoras y administraciones solamente hablemos, hagamos proselitismo continuado y no avancemos con actuaciones reales y demostrables. A mí cuando una Marca me encargaba campañas de publicidad era para vender más, posicionar el producto en la mente del consumidor y conseguir unos resultados económicos sólidos. Hoy debemos hacer exactamente lo mismo con la Economía Circular. El management, el marketing y la publicidad, de nuevo,  son las grandes armas para llegar eficazmente a la ciudadanía, pero con métodos innovadores y distintos pues los publicitarios debemos dejar de crear campañas y debemos empezar a construir comunidades y provocar procedimientos, para que la ciudadanía cree y transmita sus propios mensajes.

recycle-306270_960_720

¿Ante todo el Consumidor?

Efectivamente aquí vamos a tocar el gran tema a resolver que no es ni más ni menos que la construcción entre todos de un nuevo modelo cultural y una nueva manera de pensar, de ver y de hacer. No podemos seguir dilapidando recursos naturales o no naturales (generar residuos desaforadamente) a costa de la infelicidad provocada por el consumismo impulsivo.

¿Por qué comprar, sufrir para pagar, con el simple fin de ser  propietario de un producto si lo que podemos conseguir es la tranquilidad de gozar de un servicio? Como dice Ken Webster; “Que prefieres tener la ropa limpia o ser propietario de una lavadora”, la evidencia es clara.

Por lo tanto, sin un consumidor convencido y consciente de que su actuación hará que dentro del sistema capitalista el modelo económico, social y ambiental sean armónicos y le conviertan en un ser feliz y sosegado de nada va a servir todos los discursos que estamos aportando desde la parte alta de la pirámide social. La base de esta pirámide debe estar altamente convencida y transversalmente unida con el resto de segmentos, si no, el modelo fracasará.

¿Emociones para actuar y dejar de hablar y hablar?

Hoy encontramos grandes marcas que ya están fabricando a partir de la recuperación de redes de pesca abandonadas en los fondos de los océanos o fabricantes de “jeans”, que calculan su huella hídrica y la reducen u otros que tejen a partir de hilo obtenido de ropas usadas y en lugar de vender el pantalón lo alquilan, o industrias alimentarias de gran calado que para producir sus sopas desarrollan procesos agrícolas integrados. También estamos viviendo la nueva época donde empresas reaprovechan los sobrantes del plástico de sus envases para volver a convertirlo en nuevos envases, u otras agroalimentarias que convierten las deyecciones animales en energía para mover sus centros de elaboración. Esto que os cuento son realidades y es necesario contarlo, para que las personas lo sepan y tengan muy claro que en el momento que compran, están decidiendo en que mundo quieren vivir.

Evidentemente todo esto es emocionante, sí, pero hay algo que me preocupa y es que desde el marketing y la publicidad no se entienda, que además de emocionante es real y hay que contarlo.

adult-1807529_960_720

 ¿La generación “Z” es la gran esperanza?

Con el nuevo paradigma, tomando la Economía Circular como modelo, se terminó el egoísmo y la obsesión por el consumo y la pasividad que conlleva. Hoy ya tenemos una generación que quiere salvar el mundo, pero todavía no sabe cómo. Han nacido o crecido en plena recesión, en un mundo azotado por el terrorismo, con índices de paro desorbitados y una sensación apocalíptica provocada por el cambio climático. Son más realistas que sus hermanos mayores los Milenials, señalan todos los observadores de los mercados siempre preocupados por sus futuros consumidores. Han visto cómo sus predecesores malgastaban el tiempo acumulando títulos universitarios y másteres para malbaratar entrevistas de trabajo por su sobre cualificación.  Son la “Generación Z”, el grupo demográfico nacido entre 1994 y 2010 y que representa el 25,9% de la población mundial. Los expertos ya analizan todos los rasgos de su personalidad. Básicamente porque son el mercado que se avecina y que decidirá, debido a que sus prioridades han cambiado ya no piensan en comprar si no en alquilar, no creen en la propiedad si no en compartir y colaborar y sus planteamientos de búsqueda de trabajo, primero priorizan la ética de la empresa que el sueldo a cobrar, es más, incluso se dirigen a la creación de su propio puesto de trabajo y si este es a través de una empresa social, mucho mejor. La generación que piensa en compartir en lugar de ser propietaria. Que utiliza Uber, Airbnb, ThredUP, SideCar, Hipmunk o financian sus proyectos a través de KickStarter, Goteo , Verkami, y trabajan en un Coworking.

Por lo tanto, las empresas para empatizar con sus nuevos clientes – considera la influyente pensadora y economista inglesa Noreena Hertz que acaba de publicar un estudio con 2.000 jóvenes ingleses y estadounidenses de esta franja de edad- deberán cambiar todos sus principios filosóficos y sobre todo innovar, no tan solo en tecnología, si no en su propia gestión caminando hacia la creación de “Empresas con Sentido”.

Por último. ¿Cómo formar a los directivos en este nuevo modelo?

note-1574664_960_720

Es absolutamente imprescindible desarrollar procesos y metodologías de formación de directivos, empresarios, estudiantes y sociedad en general, pero creemos que debemos dar un paso más e ir más lejos que el simple hecho de impartir un taller o workshop, debemos crear la necesidad que los participantes se sientan atraídos a seguir en sus propias empresas, con lo creado con sus propias manos y les facilitamos formar parte de una comunidad efectiva. Por tal motivo trabajamos distinto a otras consultoras y por eso hemos creado el Circular Thinking. El Circular Thinking es una metodología creada por nuestro equipo que se compone de un conjunto de “Jam Sessions” Técnico/Creativas que facilitan a todos los participantes a tomar medidas para:

1- Reducir o reciclar los residuos.

2- Iniciar proyectos de negocios circulares.

3- El rediseño de productos, servicios y procesos. Basta de seguir diseñando residuos.

4- Enseñar a comunicar y hacer participar a las personas.

 La metodología y los procedimientos de las “Jam Sessions”, se utilizan como una formación inicial y con un seguimiento posterior, tanto para su implementación como para Construir Comunidades Circulares Activas.

Las implementamos de forma “Ad hoc”, según necesidades de la empresa que nos contrata. Creamos y definimos procesos de formación creativa para sensibilizar a las personas impulsando con las Administraciones, Organizaciones Empresariales y otras asociaciones el desarrollo Circular de las Empresas y los Territorios. “Un elemento que hace muy sólido el aprendizaje es la utilización en todo el proceso de la metodología Lego Serius Play®

Regístrate al boletín de Eco-Circular
Enviaremos a tu email las noticias más destacadas sobre economía circular
¡Acepto condiciones de privacidad y acepto envío de boletín! Click aquí para ver políticas de privacidad.