Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Educación circular: hacer más con menos

Inmersos en estrategias de infoxicación, donde el ciudadano es atiborrado con información masiva pero incompleta; y que rara vez se traduce en una respuesta acorde por su parte. Conviene repensar las estrategias de sensibilización y concienciación, aplicando los enfoques circulares a las campañas educativas, dejando patente que es el momento de “hacer más con menos”.

Por más que pueda parecer una declaración de marketing bienintencionada, la afirmación de “hacer más con menos”, no solo es una realidad, sino que es la columna que vertebra el éxito de nuestras campañas educativas.

Cuando desde Ciconia Consultores Ambientales asumimos el reto de llevar a cabo las campañas de sensibilización medioambiental de Lipasam, la empresa de Limpieza Pública del Ayuntamiento de Sevilla, teníamos muy claro, que era el momento de poner en práctica los criterios multi-R y plantear propuestas bajo principios circulares, donde el latemotiv era “Hacer más con menos”. Como con todo objetivo circular, hay que tener una visión de futuro y por ello, nos marcamos una estrategia a largo plazo, con un periodo de 5 años compuesto de etapas menores, ya que en términos educativos,  y más cuando se persigue un cambio de conducta social, los proyectos deben ser escalonados y no meras actuaciones temáticas aisladas en el tiempo.

La calidad como meta

El primer paso, como en todo proceso empresarial, es alcanzar la calidad de las actuaciones. En este sentido, cabe preguntarse cómo mejorar la calidad sin aumentar el coste… pues sencillamente externalizando costes y reutilizando. Para ello, resulta clave el ecodiseño en la propia campaña. Por ejemplo, aplicar un enfoque ingenieril en los talleres de manualidades recicladas, nos permitió pasar de las tradicionales flores de cartón de huevos, que requerían de mucho personal y material, a juguetes funcionales, basado en técnicas de origami, que podían construir niños de todas las edades, en verdaderas cadenas de montaje de manualidades, con la ayuda de tan solo un monitor, lo cual supone ofrecer una manualidad de mayor calidad, con una función duradera (juguete) y traspasando el coste de la hora de trabajo del monitor al usuario. Además, una visión escalonada en el tiempo, nos permite diseñar estructuras y equipamientos didácticos reutilizables, como es el caso de nuestras mochilas de performance, que un día sostienen una montaña de residuos para campañas de visualización de los residuos generados para público adulto, y con un simple clic, pueden convertirse en la sujeción de marionetas gigantes para cuentos infantiles sobre las 3 R´s. Con acciones de este tipo, conseguimos diversificar la oferta, ofreciendo productos más específicos para cada colectivo diana, lo cual se traduce en una mejora sustancial en la satisfacción de los usuarios, lo que a la postre nos valió el reconocimiento como finalista de los premios R de Ecoembes.

Calidad, en cantidad, para todos

Asegurado, un nivel tal de calidad como para ser premiado, llega el momento, de seguir haciendo más con menos, es decir, llegar a una mayor población, con un menor coste.

Del mismo modo que economía circular es mucho más que residuos, educación ambiental es mucho más que medioambiente, por lo que se hace prioritario adoptar un enfoque transversal, donde las buenas prácticas ambientales, se integran con ocio, deporte y cultura. Si bien, nadie visita un vertedero por placer, si que visita una exposición upcycling o se inscribe en un evento deportivo con material reciclado. De este modo, incrustando los valores ecológicos en los deseos de los ciudadanos, conseguimos un giro radical, haciendo que sean los propios ciudadanos los que se interesen por participar en nuestras campañas. Cuando un ciudadano acude a ti por propio deseo, se hace innecesario todo ese material promocional (gorras, pines, llaveros…) que tradicionalmente se han utilizado como reclamo, lo cual supone un importante ahorro. Y como no hay mejor embajador que un cliente satisfecho, la propaganda gratuita del boca a boca, nos permite crecer exponencialmente, tanto que no solo alcanzamos rápidamente los niveles de participación más elevados desde la creación de los programas ambientales de Lipasam, sino que año, tras año superamos nuestras propias marcas, incrementando en más de 40.000 personas el record de 2016, para alcanzar en 2017, la cifra de 52.844 personas, pertenecientes a todas las edades, colectivos y situaciones posibles.

Por todo ello, conviene repensar las campañas educativas ambientales, orientándolas hacia la circularidad, con el ecodiseño como base de un modelo transversal que hace suyo los criterios multi-R y con una visión a largo plazo capaz de obtener resultados desde el minuto uno.

Ciconia Consultores Ambientales