Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Una Economía Circular para hacer frente a los retos demográficos.

El mundo y la sociedad del Siglo XXI han cambiado mucho en muy poco tiempo. En 1950, se estimaba que la población mundial era de 2.600 millones de personas, en 2015, la población mundial alcanzó los 7.300 millones y, según estimaciones de la ONU, en 2050, la Tierra será el hogar de 9.6700 millones de personas. A este incremento poblacional, hay que sumar otro hecho diferenciador de la sociedad del siglo XXI, que es su carácter cada vez más urbano y urbanizado. La población urbana es la de más rápido crecimiento en todos los rincones del Planeta, habiendo crecido a pasos agigantados en los últimos años, pasando de los 751 millones en 1950 a los 4,2 mil millones en 2018. Mientras que en 1960, según el Banco Mundial, la población urbana representaba un 33%, en la actualidad representa algo más del 55%, y, según el informe “The 2018 Revision of World Urbanization Prospect”, se estima que para 2050 representará el 68%.

Gracias a la mejora de nuestros sistemas sanitarios, a la investigación, a la mejora de la higiene y la alimentación, entre otros factores, la esperanza de vida se ha visto igualmente afectada y, mientras en 1960 era, a nivel mundial, de 52 años, actualmente ronda los 72 y, según estimaciones de la ONU, en su último World Population Prospects 2019 , la esperanza de vida podría alcanzar los 77 años. Por último, hay que resaltar que la pobreza registró su tasa más baja —del 10 %— en 2015, según el Banco Mundial, y, en 2018, solo el 8% de la población gasta menos de dos dólares al día. Por primera desde que se registran datos, el pasado año 2018,  los pobres en el mundo dejaron de ser mayoría, según un estudio del Brookings Institute, cuya subsidiaria, World Data Lab, confeccionó un reloj interactivo con actualizaciones a tiempo real de la movilidad social en el planeta con información de 188 países. Se estima que habrá 4.000 millones de habitantes de clase media para 2020 y 5.300 millones para 2030.

A la vista de estos datos, es innegable afirmar que el siglo XXI es un siglo de retos demográficos. Aunque, si bien es cierto que según datos de Naciones Unidas, la tasa de fertilidad está tendiendo a la baja en todo el mundo, la reducción de la mortalidad infantil y de la pobreza, el aumento de la esperanza de vida y las todavía elevadas tasas de natalidad de buena parte de los países del mundo, han provocado que el presente siglo se configure como una era de cambios sociales y demográficos importantes.

Estos cambios en la estructura de nuestra sociedad se están produciendo de manera muy veloz, y evidentemente, tienen un efecto directo sobre nuestra economía y nuestro desarrollo. El incremento de la población mundial a pasos agigantados, así como el rápido crecimiento de la población urbana y el consecuente abandono rural generan importantes cambios y nos colocan ante nuevos desafíos.

 

Las ciudades son los núcleos de población más demandantes de recursos y los que, por ende, más residuos generan. Un incremento de la población urbana implica que, tanto la demanda de recursos necesaria para abastecer las necesidades de la población urbana, como los residuos generados por las actividades económicas, van a incrementar de manera proporcional a este suceso. Si a eso le sumamos que, la población cada vez tendrá un poder adquisitivo mayor, lo que le permitirá aumentar su capacidad de consumo, este incremento todavía será mayor. Sin embargo, en contrapartida, ya estamos viendo en la actualidad que los recursos naturales de los que disponemos son cada vez más exiguos. El agua, la pesca, la minería a gran escala, los recursos forestales, son algunos ejemplos de recursos que, en muchas partes del Planeta son cada vez más escasos. Por otra parte los residuos sólidos urbanos (aquellos producidos en domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios, entre otros),  generados de las actividades económicas, crecen, en general, a un ritmo superior al incremento de la población. Por poner sólo un ejemplo, en la Comunidad de Madrid la población creció en el último decenio un 3,5%, mientras que la tasa de generación de RSU por habitante y día lo hizo en un 44,22%. Por ese motivo, los vertederos en los que se almacenan estos residuos están al borde de su capacidad, como el caso de Dubai, donde se espera que  sus dos vertederos se queden próximamente sin espacio para albergar toda la cantidad de residuos que se generan en el Emirato. La situación es tan grave que incluso nuestros océanos y espacios naturales se han convertido en vertederos, estimándose consecuencias alarmantes como que en el año 2050 el plástico del mar pesará más que todos los peces.

Si la situación es alarmante hoy en día, teniendo en cuenta las previsiones de crecimiento y distribución de la población, en un futuro próximo, de continuar por la misma senda, empeorará aún más. Por ello, necesitamos un modelo de crecimiento y desarrollo que sea capaz de revertir esta situación y de garantizar que el crecimiento poblacional y económico no comprometa la salud, el medio ambiente, y a las generaciones futuras.

Ese modelo existe, y es la economía circular. La economía circular, al generar un flujo constante de materias primas y eliminar la idea de residuos, permite crear un sistema de desarrollo en el que el mayor consumo no se traduzca en un mayor déficit de materias primas, pues, en lugar de crear nuevos productos para la demanda cada vez mayor, se les da usos alternativos a aquellos que ya existen, por lo que, en lugar de acabar en el vertedero, vuelven otra vez al flujo de producción.

Las ciudades se van a convertir en las próximas décadas en los laboratorios de economía circular, la única manera de conseguir que los núcleos urbanos sean lugares sostenibles, es disminuyendo la cantidad de residuos que se generan en ellos e, incluso, aspirando a que sean en un futuro completamente eliminados, así como optimizando los recursos para garantizar que el acceso a los bienes y servicios esté al alcance de todos sus ciudadanos.

Las ciudades son los centros económicos y políticos, y cada vez lo serán más, tanto es así que ciudades como Tokio, Bombay, Estambul o Londres aglutinan más población y mueven más dinero que países enteros; y muchas otras ciudades poseen alrededor de la mitad de la población, o incluso más, que la del propio país al que pertenecen. Las decisiones políticas y económicas principales del Siglo XXI se tomarán desde las ciudades, por ello las ciudades son las que deben impulsar el cambio, porque también serán las que más comprometidas se vean si no se consolida la transición hacia el modelo circular.

Ignacio Belda Hériz Linkedin Twitter

Ignacio Belda Hériz
Linkedin
Twitter