Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

ENTREVISTA A CARLES SALESA, DIRECTOR DEL CONSORCIO DE RESIDUOS DEL MARESME

El congreso Recuwatt 2016 tendrá lugar el próximo 27 y 28 de octubre en el Tecno Campus de Mataró, en el que se hablará sobre los aspectos más relevantes y de actualidad, en materia de gestión de residuos. Las nuevas tecnologías de tratamiento, eficiencia y sostenibilidad de los recursos y el nuevo modelo económico y conceptual de la Economía Circular, serán algunos de los temas que se debatirán en Recuwatt 2016. Carles Salesa, Director del Consorcio de Residuos del Maresme (Cataluña), será el “alma máter” de la organización del próximo Congreso Internacional Recuwatt 2016, centrado en la gestión de residuos y en la valorización energética.

A dos semanas de la celebración del congreso Recuwatt en el Tecno Campus de Mataró, ¿Nos podría hacer algún avance de este encuentro?

El mejor avance, en resumen, es que se trata de la mejor edición de RECUWATT celebrada hasta ahora. Una edición más transversal y completa a efectos de temáticas, más variada a efectos de actividades complementarias, más original y divertida a efectos de contenido singular, más amplia y coral a efectos de organización, y todo ello con una propuesta de ponentes y moderadores de máximo nivel nacional e internacional.

Ustedes han elegido “Energy, Recycling and Life” y “Está en nuestras manos”, como los dos lemas del congreso Recuwatt. ¿Cree que estos lemas recogen las principales ideas del contenido que veremos en el congreso? 

El lema “Energy, Recycling and Life” resume el gran reto que tiene por delante el sector de la gestión de residuos, para jugar un papel decisivo ante las amenazas de escasez de recursos que acechan al planeta y la vida de las futuras generaciones, no a largo plazo, sino ya a corto y medio plazo. En ese sentido gira también “Está en nuestras manos”, que viene a resumir el hecho de que ante la frecuente actitud de esperar a que alguien nos solucione el problema, nosotros planteamos que conseguirlo está en nuestras manos, cada uno desde su capacidad y responsabilidad, pero de forma activa y decidida. 

En referencia al Proyecto “Call for Papers”, que estrenáis en esta edición del congreso, en el cual ofrecéis la oportunidad de presentar ponencias en Recuwatt 2016, ¿Cuántas propuestas se han presentado y sobre qué temas tratan? 

Este primer Call for Papers ha sido una grata sorpresa para la organización. Se han presentado una veintena de propuestas con un nivel muy elevado, lo que ha dificultado enormemente la selección por parte del Comité. Se han presentado propuestas muy variadas, pero el denominador común ha sido la aportación de valor añadido para la sociedad, a partir de la gestión de residuos desde diferentes ámbitos, con una importante presencia de emprendedores e iniciativas innovadoras en el sector, lo cual nos satisface especialmente.

Por otro lado, repetís la iniciativa “Call for Posters”, en la cual se presentan ideas sobre el reciclaje y la valorización energética. ¿Cree que se han presentado ideas innovadoras?

El Call for Posters es ya un clásico del RECUWATT, aderezado por la motivación que supone el premio Alfonso Maíllo al mejor poster que conceden los propios asistentes al Congreso con sus votaciones. En esta edición, hemos batido el récord de participantes, con más de una veintena de posters de temática también variada, pero en este caso con un perfil más académico y científico con la presencia de universidades y centros de investigación, lo cual es de gran valor estratégico para el Congreso. 

¿Cree que para llegar a los objetivos del Plan Estatal Marco de Residuos (PEMAR) 2016-2022, tenemos las infraestructuras necesarias?, ¿Es posible alcanzar esos objetivos sin la construcción de nuevas plantas de valorización energética?

Los objetivos del PEMAR intentan dar cumplimiento a los objetivos europeos 2020, del 50% de preparación para la reutilización y reciclaje. En ese ejercicio, y de acuerdo a la estricta aplicación de competencias, traspasa a las CCAA y entes locales la responsabilidad de conseguirlo. El problema radica en que el planteamiento matemático de triplicar la recogida selectiva neta en 5 años requeriría poco menos que una revolución a todos los niveles regulatorios y administrativos, y traspasar toda la responsabilidad, conceptual y económica, al mundo local tiene poco de revolución y mucho de ya nos lo encontraremos. Si nos centramos en la valorización energética, el PEMAR prevé un 15%, pero no basado en nuevas infraestructuras, sino en el impulso de la coincineración en cementeras o similar, lo cual ha demostrado a lo largo de los últimos años que genera incumplimientos por el hecho de conjugar intereses privados que obedecen a múltiples factores de oferta y demanda con la necesidad de un servicio público diario, al menos en lo que respecta a residuos municipales. Pero insisto en que el principal riesgo de incumplimiento del PEMAR a corto plazo no lo tendremos en la valorización energética, ya que en este sentido el Plan ha sido muy poco ambicioso aceptando aún en caso de cumplimiento un uso importante del vertedero (35%), sino en el prioritario objetivo de reutilización y reciclaje, con el agravante que todo el incumplimiento se traducirá en millones de toneladas que seguirán acabando desperdiciadas en vertederos.

Según usted, ¿Dónde cree que está el punto de encuentro de la valorización energética y la economía circular? 

En un futuro escenario óptimo que cumpla con los % de reutilización y reciclaje reales (65-70%) que actualmente se están debatiendo en Europa para 2030, en el marco del paquete de economía circular, deberíamos considerar un uso de valorización energética no inferior al 25% de la generación. Esto nos lleva a una necesidad de al menos el doble, de la capacidad instalada actualmente en España para residuos municipales. En este sentido, a la hora de hablar de ese punto de encuentro es importante ser cuidadoso con los términos lingüísticos, ya que en el sector somos propicios a utilizar términos de moda, que de un día para otro pasan a ser dogmáticos. Por ejemplo, a efectos de destinar material a valorización energética, no es una fracción no reciclable el residuo mezclado o fracción resto que queda después de una recogida selectiva del 20, 30 ó 40%. Solo hay que hacer una caracterización para ver todo lo que todavía contiene. No hay que confundir lo que aún no somos capaces de prevenir o reciclar, con lo no reciclable. Por el otro extremo, la utilización del término residuo cero (zero waste) no debiera llevarnos a la confusión de considerar, que por muy buena recogida selectiva que hagamos no van a existir rechazos, materiales no reciclables, reciclados insostenibles, tóxicos a eliminar del ciclo, etc., que deberemos gestionar de alguna manera distinta a enterrarlos. Es magnífico que Ljubljana sea la capital europea con mejores resultados de recogida selectiva y reciclaje, logrados en relativamente poco tiempo, pero todavía sería más magnífico que no llevara, ahora ni nunca, los residuos no reciclables a enterrar a vertedero.

Leave A Comment

Your email address will not be published.