Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Joan Vila

“LA INDUSTRIA DEBE ADAPTARSE A LOS NUEVOS TIEMPOS”

La empresa LC Paper es un caso rotundo de éxito en circularidad industrial. El referente del tisú circular ha conseguido, desde el año 81, en el que tomó las riendas de la industria un nuevo equipo dirigido por Joan Vila, llegar a emisiones de CO2 casi cero. La constante adaptación a la circularidad de la producción y el ingenio en criterios de ahorro energético son muestras de la aplicación del conocimiento circular a la industria. Los resultados: un producto nuevo, circular, que está funcionando en el mercado. Esta papelera gerundense exporta cerca del 50% de su producción y tiene una plantilla de 80 empleados.

¿Estamos en máximos de consumo energético?

La humanidad siempre ha tenido techos de utilización de energía que impedían su desarrollo hasta la Revolución Industrial. Esta superación que se logró con el combustible fósil nos está llevando a otro techo, que es el del cambio climático. Si la humanidad quiere continuar avanzando en el ritmo que ha desarrollado en las 2 últimas centurias, se necesita más energía, un 30% más hasta el año 2040, pero sin afectar al clima.

¿Es nuestro consumo excesivo?

El consumo de energía en España es de 101 kWh de consumo por persona y día, siendo el consumo de Estados Unidos de 267 kWh/persona/día. Lo de Estados Unidos no puede seguir así, deben entender que necesitan consumir de forma diferente.

¿El cambio es posible?

Técnicamente y con conocimiento, el cambio es posible y nos puede llevar a un nivel de CO2 aceptable para el clima, gracias también a un mayor papel de las renovables. El sector europeo del papel se ha marcado el objetivo de reducir las emisiones del 80% para el año 2050 respecto los niveles de emisiones CO2 de los años noventa. El conocimiento actual, más el uso de renovables, necesitan un cambio cultural para que se propaguen en la sociedad.

De hecho ustedes lo están comprobando en planta…

Nosotros, en la fábrica de Besalú, hemos comprobado que eso es posible y que incluso se puede ir más allá aún. En nuestro sector se utilizan máquinas que precisan de mucha energía, lo cual dispara el consumo energético.

¿Cómo han conseguido llegar a este punto?

Nuestra innovación en recorrido energético arranca en el 93, cuando  pusimos en marcha la primera central de cogeneración, la ampliamos en el 99, instalamos dos máquinas de papel, dedicamos una central de cogeneración para cada una de ellas, posteriormente invertimos en una caldera de biomasa y esperamos que en 2018 pongamos en marcha un parque fotovoltaico de 3 megavatios.

¿Por qué cogeneración en cada máquina?

Nosotros necesitamos evaporar agua para fabricar el papel, por tanto hemos dedicado una central de cogeneración para cada máquina de papel de manera que los gases residuales de la central secan primero el papel con gases calientes  y luego realizamos otra recuperación  de estos gases en dos calderas sucesivas con presiones distintas.

Nuestro planteamiento es que a cada nivel energético hagamos un aprovechamiento de energía adecuado, para así alcanzar la máxima eficiencia.

¿La eficiencia energética industrial da buen resultado?

Siempre da resultado. Nuestro desarrollo ha consistido en disminuir el consumo energético para reducir costes de fabricación y ser más competitivos. La cogeneración no fue fácil porque durante los 25 años de historia ha habido periodos con los precios de electricidad que hacían muy difícil la rentabilidad de la operación. Por ello nuestro desarrollo ha sido obtener la máxima flexibilidad, parando la central cuando es necesario, necesitando poder seguir fabricando papel sin su aportación. Como puedes imaginar esto no se improvisa.

¿El paso a paso es importante?

Nuestro camino es de muy largo recorrido, secuencial. El mundo de la eficiencia energética no es una inversión única y puntual sino que es una actitud que lleva a hacer multitud de inversiones. Después de una inversión se ve más camino para recorrer. Debe ser secuencial y consecutivo

¿Son siempre costosas las inversiones?

A veces son pequeñas, a veces grandes, pero esta secuencialidad es básica porque es difícil en un campo que es “nuevo” ver todo el camino a planificar. Empezamos este recorrido por ahorro de costes hasta que hace unos  tres años ya no hablamos de costes, sino de ahorro de emisiones de CO2. Cuando la reducción de consumo ya no tiene más recorrido, aparece la emisión de CO2 que nos aporta más longitud.

Y ello le ha permitido crear un producto circular…

Nuestro desarrollo nos ha llevado ahí y en 2018 lo veo de forma muy clara. El producto es el de mejor precio del mercado y el más sostenible. Este concepto de sostenibilidad tiene dificultades para que sea valorado. No obstante, en este principio de año percibo un cambio en el mercado, viendo cómo el concepto de ahorro de emisiones de CO2 que se ha realizado es un producto diferente del agrado del cliente que lo implica en la cadena de valor. Esto está funcionando, es sólo el principio.

¿Cuánta energía se ahorra?

Si cualquier fabricación de tisú tiene un consumo de 3 kWh por kilo de papel, con la primera inversión en la máquina 3 de tisú llegamos a 2,1 kWh/kg pero no nos quisimos parar aquí y en 2012 repensamos el producto de forma distinta porque vimos que podíamos consumir menos energía, alcanzando un consumo de 1,7 kWh/kg. En 2014 modificamos la máquina 2 con la experiencia anterior, adaptándola al nuevo producto, con lo que el consumo llegó a 1,3 kWh/kg. En el año 2017 hemos desarrollado una máquina de manipulación del nuevo papel, modificando la composición y parámetros de fabricación que ha permitido un consumo de 1,1 kWh/kg.

CAMP NOU

¿Disminución de costes energéticos y de emisión de CO2?

A partir de este punto hemos dejado de hablar de reducción de consumo energético para hablar de disminución de emisión de CO2. Además se ha reducido el consumo de agua desde 8 m3/t a 2,5 m3/t, un 65% menos, mientras que  el consumo de madera necesario para un m2 de papel ha disminuido desde 75,5 g de madera hasta 49,6 g, un 34,3% menos.

¿Cuál fue la decisión clave para llegar a ello?

Cuando ya se había alcanzado un nivel de ahorro energético alto, se cambió el objetivo por la reducción de CO2. Decidimos que toda la energía empleada fuera el máximo de renovable posible y el gas natural que aún usábamos en dos calderas de vapor lo sustituimos por una caldera de biomasa. Ello ha permitido que la máquina 2 haya llegado a cero emisiones en CO2, un reto que el sector europeo ni se ha marcado.

¿Innovar tiene sus frutos en circularidad industrial?

Hace cinco años atrás ni se me hubiera podido ocurrir que pudiéramos llegar aquí pero nuestro camino nos ha llevado a ello. Por eso es importante la secuencialidad de las inversiones, fomentar la excelencia en el conocimiento y valorar la imaginación. Trabajo en campo y más trabajo.

¿Qué aportaciones industriales puede hacer la cogeneración?

La cogeneración tiene un problema en el sector eléctrico porque está vista como una actividad que encarece el precio de la electricidad. Creo que los que estamos en el sector podemos dar la vuelta a esta idea y plantear la cogeneración como útil al sistema, principalmente en la resolución de energía máxima renovable en periodos de máxima insolación o de máxima energía eólica. La flexibilidad aporta complementariedad a la rigidez de las energías renovables intermitentes.

¿Qué novedades aporta la energía solar?

En California están pensando en baterías para poder hacer el trasvase de energía solar desde las horas de insolación a las de la noche pero creo que es importante que veamos a la industria como muy capaz de absorber una parte del consumo en el periodo supervalle fotovoltaico, la famosa curva del pato. Nosotros tenemos un consumo de 24 megavatios, sumando toda la energía. Podemos pasar de estar en cogeneración y verter 6 MW eléctricos a la red a un consumo eléctrico de 24 MW.

CAMP NOU

¿Cómo se hace?

He seguido de cerca el sector eléctrico y papelero francés y uno de los elementos que usa son las calderas eléctricas. El mercado francés es rígido porque es en un 80% nuclear. Un mercado renovable también es rígido, siendo las soluciones parecidas, necesitando encontrar flexibilidad para resolver la rigidez.

En Francia, con la ayuda de las eléctricas….

La propia empresa suministradora eléctrica (EDF) en los años 80 proponía y financiaba la instalación de calderas eléctricas industriales para ser utilizadas en periodos de bajo consumo eléctrico.

¿La solución está en las calderas eléctricas industriales?

Es una aportación que debe ser tenida en cuenta de inmediato en el mundo industrial y energético con mucha precisión porque puede resolver gran parte del problema con una tecnología al alcance. En Girona existe un fabricante de calderas de vapor eléctricas que vende sus productos al mercado francés.

¿Qué puede hacer la industria por la circularidad?

La industria debe adaptarse a los nuevos tiempos. Por un lado debe repensar y adaptar sus procesos y los productos. Primero el proceso, después el producto y nuevamente después el proceso. La secuencialidad y la iteración es básica. Pero además debe pensar que debe ser altamente flexible, utilizando la energía eléctrica cuando los precios sean favorables y combinando con otras energías cuando ello no sea así.

¿Cuál es el punto principal?

El punto principal consiste en marcar de forma clara el objetivo, sea la reducción de energía, la reducción de CO2, la reducción de materias primas o la reducción de agua. Nuestra experiencia muestra que es posible. Ello permitiría a la sociedad norteamericana pasar de 267 kWh/d.h. a 179 kWh/d.h.

¿Cómo podrían mejorar en emisiones?

Si el análisis lo realizamos por emisiones, se podría pasar desde una emisión de 61,42 g CO2/d.h. de la sociedad norteamericana hasta un valor de 17,4 g CO2/d.h., con una reducción de 72%.

Entonces, su experiencia demuestra que es posible….

Nuestra experiencia demuestra que es posible y que solamente es necesario colocar adecuadamente el objetivo.

Neus Agulló.-