Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

¿Estará la Administración Pública a desempeñar su rol de tractora en la implantación de la Economía Circular?

En mi primero artículo, bajo el lema:

¡La Economía Circular es para todos!

Vamos darle cara con nuestros protagonistas principales: las personas y las organizaciones,

identifiqué tres tipos de “ideas preconcebidas”, que hay que “desmitificar” si queremos progresar hacía la Economía Circular. Estas son, resumidamente:

1.-Creencia de que es necesaria una Inversión elevada en I+D+i, que no está al alcance de las PYMES;

2.-Resistencia a su implantación, debido: a la complejidad y amplitud del universo de temas que la economía circular abarca; dificultad de medir la eficacia de las acciones emprendidas y demostrar resultados tangibles; características particulares del contexto cultural, empresarial, económico y social de la Península Ibérica y el hecho de no estar garantizada la procura de productos y servicios circulares.

3.-Idea de que la compra y contratación pública, a pesar de ya estar integrando criterios y requisitos medioambientales, no los valora con la misma ponderación y prioridad con que valora los criterios económicos y técnicos (prevaliendo los económicos por encima de todos los otros), no impulsando las empresas a cambiar de paradigma económico.

En el artículo de hoy, pretendo desmitificar el tercero tópico. En ello iré detallar definiciones y principios y divulgar casos de éxito de economía circular en la compra y contratación pública.

La Comisión Europea definió la Compra y Contratación Pública Verde como:

“…un proceso por el cual las autoridades públicas tratan de adquirir productos, servicios y obras con un impacto ambiental reducido durante su ciclo de vida, en comparación con el de otros productos, servicios y obras con la misma función primaria que se adquirirían en su lugar.”

Public procurement for a better environment, COM (2008) 400

 Más recientemente, a la escala mundial, el objetivo 12 del Pacto Mundial de Sustentabilidad, firmado en 2015 por los países que constituyen la ONU – Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ha venido introducir las siguientes orientaciones:

“Producción y Consumo Responsables”

El consumo y la producción sostenible consisten en fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente, la mejora del acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales. Todo ello se traduce en una mejor calidad de vida para todos y, además, ayuda a lograr planes generales de desarrollo que rebajen costos económicos, ambientales y sociales, que aumenten la competitividad y que reduzcan la pobreza”.

Lograr este OBJETIVO político y estratégico, depende en larga medida de la Administración,motor” del cambio de paradigma socioeconómico.

Para hacer cara a estos retos y frente a un gasto del sector público europeo de aproximadamente 2 billones de euros, equivalente a un 19% del PIB de la Unión Europea[1], la Comisión Europea, ha considerado el tema de las “compras verdes” o circulares, como una de sus prioridades, y, a continuación, definió y aprobó políticas y directrices sobre la contratación pública verde y la economía circular. Con estas medidas, pretende incentivar el consumo y producción sostenibles en todos los sectores de actividad económica, aumentando la demanda de Productos & Servicios Sostenibles que de otra manera serían difíciles de ingresar al mercado en un corto/medio plazo, así como estimulando la eco innovación.

El instrumento de soporte a esta estrategia de la UE y que establece criterios y procedimientos armonizados entre los estados miembros, es el Guía de Compra y Contratación Pública Ecológica, (GPP) que, aunque sea un instrumento voluntario, desempeña un papel clave en los esfuerzos de la UE para convertirse en una economía más eficiente en el uso de los recursos y eficaz en la lucha contra los efectos adversos de la crisis medioambiental global. 

Los casos de éxito que les traigo, provienen del gobierno y entidades que componen la administración pública del País Vasco y del Ayuntamiento de Torres Vedras, integrado en el proyecto “GD Centre” de compras circulares de la región centro/oeste de Portugal – Oeste CIM.

País Vasco: pionero en Compras Verdes y Economía Circular

¡En Euskadi, la cultura pública verde, ya sumaba puntos en 2015!

En ese año, un 30% de la compra y contratación de la Administración Pública del País Vasco (Gobierno Vasco, Ayuntamientos, Diputaciones forales y otras entidades del sector público), fue realizada con criterios ambientalesSe redujeron 1000 ton de emisiones de Co2eq, con la compra verde de papel, publicaciones, ordenadores y vehículos. El uso de ordenadores y vehículos eficientes energéticamente, permitió ahorrar más de 220 000 euros.

Fruto de los resultados exitosos del primer Programa 2011 -2014, dirigido a los departamentos del Gobierno Vasco, fue aprobado en 2016 , un  segundo “Programa de Compra y Contratación Pública Verde del País Vasco 2020”,  englobando al resto de administraciones públicas, convirtiendo, así,  a esta comunidad autónoma, en un referente en economía circular, no solamente en España,  sino en toda la Unión Europea.

Según la sociedad pública Ihobe, secretaría técnica del citado Programa, “usar criterios verdes en la compra y contratación pública, proporciona beneficios ambientales, económicos y sociales para la administración, el sector privado y la sociedad”.

Cuanto al tópico de que comprar verde es más caro, esta entidad argumenta que, no basta tener en cuenta el coste de adquisición. Si compramos, por ejemplo, un aparato eléctrico más eficiente, tal supone un ahorro en consumo energético, que se va a mantener a lo largo de toda su vida útil. Por ese motivo, el coste total de un bien o servicio, debe calcularse bajo el enfoque de coste de ciclo de vida, que abarca no solo el producto o servicio, pero igualmente los costes que se generan a lo largo de su vida útil y al final de la misma.

De entre los objetivos, que orientan el programa de compras verdes del País Vasco, quiero destacar los siguientes:

  • Fomentar el ahorro económico al optimizar los costes y tener en cuenta todo el ciclo de vida de los productos y servicios;
  • Reforzar la economía local;
  • Ofrecer incentivos a la industria para innovar y ser más competitiva en un mercado global cada vez más marcado por la componente ambiental.
  • Mejorar la eficiencia, la transparencia y la imagen pública de la administración;
  • Mejorar la calidad de vida de la ciudadanía al reducir los impactos ambientales.

El programa actualmente vigente, fijó un objetivo cuantitativo, que se aplica a todas las entidades adherentes:

Alcanzar en 2020 un 50% de “contratación ambientalizada” para un total de 20 grupos de productos considerados como prioritarios.

Para alcanzar estos objetivos, fueron establecidas 5 líneas estratégicas, que incluyen un total de 19 actuaciones: 

  1. Contenido y herramientas para la implementación.
  2. Integración en los procedimientos de contratación.
  3. Formación, capacitación y sensibilización.
  4. Coordinación con el mercado.
  5. Comunicación, divulgación y trabajo en red.

Desde la Sociedad Ihobe, el equipo técnico responsable por el Programa de Compra y Contratación Pública Verde 2020, define e implementa un plan de trabajo anual, que concurre para el cumplimiento de objetivos intermedios, permitiendo así, que los criterios de compra circulares se extiendan, gradualmente a todos los procedimientos adquisitivos y administración pública vasca.

Este mismo Programa incluye un sistema de medición de resultados y seguimiento del grado de consecución de los objetivos y del grado de ejecución de sus actuaciones, siendo su instrumento principal: “medir las licitaciones con criterios ambientales en número y en importe económico”.

De entre las acciones ya ejecutadas, quiero destacar, por su detalle, calidad y por la transparencia, demostrada al proceder a su publicación en la página web de la sociedad pública Ihobe, los procedimientos de compra y contratación verde, que abarcan actualmente 30 categorías diferentes de productos y servicios considerados prioritarios.

Fig 1. Categorías de productos y servicios con criterios de compra verdes

 Imagen extraída de la página web de Ihobe.

Los criterios que constituyen cada uno de estos procedimientos, fueron previamente consensuados entre Ihobe, secretaría técnica del “Programa de Compra y Contratación Pública Verde del País Vasco 2020” y las empresas proveedoras de cada sector.

¿Cómo se utiliza esta herramienta?

Cuando seleccionamos una categoría determinada, por ejemplo “Limpieza de Edificios” y le damos al icono respectivo, accedemos a una descripción exhaustiva de todos los criterios de compra verde específicos que se pueden aplicar en esta categoría.

Cabe referir que cada categoría contiene tres niveles de exigencia – básico, avanzado y excelencia, que se deben seleccionar según las circunstancias concretas de cada caso.

Para facilitar la selección de las empresas proveedoras, según estos criterios, son usadas check-lists adaptadas a cada nivel de exigencia.

En la misma ventana, podemos aún, consultar modelos de pliegos y criterios para la compra directa, así como una ficha resumen para la incorporación de criterios ambientales, entre otros documentos de apoyo.

Fig. 2: Modelo de ventana común a cada categoría de producto o servicio

    Imagen extraída de la página web de Ihobe.

Ejemplo del contenido de la “ficha resumen” para la contratación de servicios de limpieza:

  1. ¿Qué aspectos de un servicio convencional de limpieza suponen impactos ambientales negativos?
  2. ¿Para minimizar estos impactos, qué medidas existen?
  3. Certificaciones Ambientales:
  • ¿cuáles existen y qué garantizan?

Fig. 3 Certificaciones de Productos – Ecoetiquetas oficiales

Imagen extraída de la página web de Ihobe.

  • Certificaciones empresas: las empresas también pueden certificarse con la Etiqueta Ecológica de la UE para “Servicios de limpieza” o pueden tener implantados Sistemas de Gestión Ambiental (EMAS, ISO 14001, Ekoscan…).
  1. ¿Cuáles son nuestras necesidades reales?

De acuerdo con el plan de limpieza establecido.

  1. ¿Qué y cómo contratar?

Criterios ambientales a tener en cuenta en (o a exigir):

  1. la selección de la Empresa
  2. los Productos de Limpieza
  3. los Productos Higiénicos
  4. otros Útiles, Equipos y Maquinaria
  5. a exigir durante la Ejecución del Contrato.

 Son ya inúmeras las entidades públicas vascas, que han incorporado la compra y contratación pública verde. Los últimos datos disponibles refieren 28 y las entradas siguen creciendo a un buen ritmo. Sirven como ejemplos:

  • el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz – tiene una instrucción muy detallada para que la CCPV sea una realidad, unida a la inclusión de cláusulas sociales.
  • El Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián, así como ayuntamientos más pequeños, como el de Legazpi;
  • Comarcas que ya poseen sus propias políticas y herramientas operativas.

Como ha dicho Gorane Ibarra, técnica de compra pública verde de la sociedad pública Ihobe:

 “las empresas que no se sumen a la responsabilidad ambiental tendrán problemas para licitar a la administración”.

 La Compra Pública Verde, aliada a otros mecanismos de apoyo a las industrias y servicios del sector privado, están decisivamente impulsando toda la sociedad vasca, para la transición a un modelo económico circular. Así lo demuestran los resultados obtenidos:

  1. Más de 150 empresas industriales de Euskadi están ya aplicando prácticas o modelos circulares como: ecodiseño, servitización, remanufactura, análisis de ciclo de vida, declaraciones ambientales, etc.

Las principales industrias que están adoptando estas nuevas estrategias circulares”, pertenecen a los sectores de automoción, equipos de transporte, equipos eléctricos y electrónicos, máquina-herramienta, metal, químico, mobiliario, edificación y subsector de servicios ambientales.

  1. Las experiencias llevadas a cabo en materia de economía circular por las empresas vascas han supuesto resultados tangibles e inmediatos, por ello un 60% de las empresas que ya trabajan estos enfoques señalan que “es primordial introducir estos criterios en el negocio o producto para:
  • aumentar la productividad de sus procesos;
  • reducir el consumo de energía;
  • ahorrar materiales;
  • crecer en ventas;
  • diferenciarse en mercados internacionales;
  • abrir nuevos mercados;
  • mejorar su imagen;
  • o, incrementar sus capacidades internas (…)”

Para concluir la presentación de los resultados globales ya alcanzados, cito a Elena Moreno, viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco:

“las políticas e instrumentos que se han aplicado en el País Vasco desde el año 2000 han permitido que la economía vasca haya crecido un 26% mientras el consumo de materiales se ha reducido un 25% y el volumen de residuos urbanos que termina en vertedero ha disminuido un 56%” (…).

¿Qué se está haciendo en las regiones de Portugal, para impulsar la EC y las compras públicas verdes?

Fig 4. Compras públicas verdes en Portugal – ayuntamiento de Torres Vedras

 El pasado día 4 de junio, las “CCDR’s[2] Norte, Centro, Lisboa y Vale do Tejo, Alentejo, Algarve y de la “Região Autónoma da Madeira”, estuvieron reunidas en Torres Vedras para firmar los protocolos de las “Agendas Regionais para a Economia Circular 2019”, que establecen un compromiso para aplicar estrategias de transición y aceleración hacía la E.C., adecuadas al perfil socio económico de cada región.

Este reto, obtuvo la adhesión de un amplio abanico de entidades, lo que irá, sin duda, acelerar la propagación del movimiento circular a toda la administración pública regional y local, del territorio portugués. Son ejemplos: los ayuntamientos de Fornos de Algodres, Fundão y Seia, el Centro Hospitalar e Universitário de Coimbra”, la “Comissão de Coordenação e Desenvolvimento Regional do Centro”, las comunidades intermunicipales del Médio Tejo, Região de Coimbra, Região de Leiria y de Viseu,  Dão, Lafões, el “Instituto Politécnico de Coimbra”, el Instituto Politécnico de Viseu” y la “Universidade da Beira Interior”, así como Oeste CIM –  Comunidade Intermunicipal do Oeste” y el ayuntamiento de Torres Vedras cuyo ejemplo detallaré, más adelante.

Al asumir como eje prioritario de la Política de Economía Circular portuguesa la compra y contratación pública verde, se contribuirá significativamente para el cierre de los ciclos de energía y materiales, dentro de las cadenas de suministro, minimizando o evitando los impactos ambientales negativos y la producción de residuos.

En la región centro de Portugal, este tema está siendo tratado en un proyecto piloto, designado Centro Green Deal em Compras Públicas – Centro GD”, liderado por la “CCDRC – Comissão de Coordenação e Desenvolvimento Regional do Centro”. El ayuntamiento de Torres Vedras representa en esta región el proyecto piloto, a la par con Oeste CIM – Comunidade Intermunicipal do Oeste”.

El proyecto “Centro GD” pretende replicar en Portugal, el “Green Deal on Circular Procurement”, desarrollado por el Gobierno Neerlandés, cuyo objetivo es promover el uso eficiente y la productividad de los recursos, en una óptica circular, a través de productos, procesos y modelos de negocio basados en la desmaterialización, reutilización, reciclaje y recuperación de los materiales.

Para ilustrar los resultados esperados con la implantación de este modelo, les presentaré un resumen y un ejemplo del caso neerlandés:

En 2013, fue lanzado el programa Pacto Verde sobre contratación circular, lo cual ha reunido más de 45 partes públicas y privadas. A cada una de ellas, se propuso la realización de dos iniciativas de contratación circular a fin de incrementar la experiencia, compartir conocimientos y crear un conjunto de buenas prácticas.

 A lo largo de tres años, se han llevaron a cabo 80 proyectos piloto de contratación circular; se han compartido las experiencias vividas y sus beneficios, alcanzando un crecimiento significativo de las prácticas circulares. 

 El éxito de este programa, cambió la cultura de compra pública en los Países Bajos, que pasó a pautarse por procedimientos de E.C. La principal diferencia entre estos procedimientos y los tradicionales, es que el coste de un bien o servicio, criterio que prevalece a la hora de elegir los proveedores y subcontratistas, deja de fundamentarse en los precios presentados en los presupuestos, por los competidores, pero sí, en el coste total que abarca todos los costes del ciclo de vida. Para determinar objetivamente los costes totales, fueron utilizadas herramientas adaptadas a cada tipo de compra.

Tomemos como ejemplo, un procedimiento de compra de “diseño, construcción, mantenimiento y financiación para la ampliación de un tramo de 13 km de carretera”, llevado a cabo por el Ministerio de Obras Públicas de los Países Bajos (Rijkswaterstaat), que, como referido, asigna costes a los impactos medioambientales, condicionando de este modo, la contratación del servicio al precio total corregido más bajo.

 Para obtener el precio total corregido, los impactos medioambientales fueron calculados utilizando dos herramientas:

  • la escala de rendimiento de CO2 equivalente, que ajusta el precio total según las emisiones estimadas;
  • y, DuboCalc, un instrumento de análisis del ciclo de vida que calcula la sostenibilidad de los materiales propuestos.

 La oferta ganadora ha sido la que proponía soluciones de construcción inteligente que reducían el transporte de materiales, preconizaban el uso inteligente del asfalto para reducir su necesidad general y la utilización de materiales reciclados. Sus precios eran competitivos y ofrecía un ahorro considerable de recursos en comparación con la situación de referencia. Se estimó un ahorro total de 52 800 toneladas equivalentes de CO2 o 15 048 ton. equivalentes de petróleo durante la vida útil de la infraestructura[3].

Basándose en este modelo inspirador, el proyecto portugués, contará con diversas actividades, tales como la realización de reuniones mensuales y workshops temáticos, que permitirán compartir experiencias, conocimientos, dificultades y logros entre los varios participantes, creando un entorno de aprendizaje colaborativa, que servirá para definir y mejorar las prácticas de compras circulares.

El ayuntamiento de Torres Vedras, ubicado en la región centro, cuenta ya con una larga experiencia en los temas de sostenibilidad. Ha participado, en varios proyectos de la UE. y, incluso, sido distinguido con un premio UE – European Green Leaf, que reconoce el compromiso de una ciudad para mejorar sus resultados medioambientales. Torres Vedras fue galardonada por su estrategia de movilidad, esfuerzos para reducir la pérdida de biodiversidad y medidas para una mejor gestión del agua.

 Sandra Pedro, jefa de la División de Gestión de Áreas Urbanas, estuvo involucrada, y representó el ayuntamiento en todos estos proyectos, estando, actualmente, a liderar el de las “Compras Verdes”. Para tal, cuenta con el apoyo y experiencia de una network creada por “GD Centre”.

El reto de integrar los principios de la E.C. en las compras del ayuntamiento, tiene como objetivo para 2019 – 2020 implantar por lo menos 2 procedimientos de compras públicas circulares, los cuales se detallan a continuación:

  1. Aplicando el principio de “servitización”, se cambiará la adquisición de uniformes de trabajo destinados al personal operario, por la compra de servicios de suministro, lavandería y mantenimiento de uniformes, evitando así la pose y necesidad de descarte de los mismos. Para tal, serán definidos criterios y procedimientos de selección de proveedores capaces de garantizar un cumplimento integral de las normas medioambientales aplicables, y que aseguren un destino circular a la ropa de trabajo al final de su vida útil.
  2. Otro de los procedimientos que está siendo desarrollado por el equipo de Torres Vedras consiste en definir requisitos circulares para la compra de productos alimentarios destinados a los comedores escolares. Para concretarlo, serán implantados los principios de: adquirir alimentos de producción biológica, de temporada y locales.

Ya se están realizando reuniones con los proveedores de bienes y servicios, parte interesada fundamental para garantizar el éxito de este proyecto, con los objetivos de: conocer la oferta disponible en el mercado y establecer conjuntamente criterios circulares que irán integrar las especificaciones de compra directa o pliegos de contratación pública.

[1] Comisión Europea (n.d.) What is GPP? http://ec.europa.eu/environment/gpp/what_en.htm

[2] Comisiones de Coordinación y Desarrollo Regional.

[3] In “Contratación Pública para una Economía Circular, Buenas Prácticas (UE)”.

 

Luisa Abreu

Consultora en sistemas de gestión y estrategia