Eco-Circular.com: Noticias de economía circular

Portal de referencia en economía circular: Empresas, casos de éxito, noticias…

Entrevista a Rosa Huertas González, Ayuntamiento de Valladolid

“VALLADOLID HA SIDO SELECCIONADA ENTRE DIEZ CIUDADES DEL MUNDO”

Rosa Huertas es Directora del Área de Hacienda, Función Pública y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid. Está consiguiendo situar a la ciudad vallisoletana en muy buen lugar. Ha conseguido implicar a Valladolid en un programa mundial de la OCDE sobre economía circular en ciudades, gracias a lo cual recibirá el asesoramiento de expertos mundiales de primera línea. Además participará en una comunidad de práctica, que cuenta con ciudades como Amsterdam, para favorecer nuevas alianzas beneficiosas para la economía y las empresas de la ciudad.

¿Qué políticas de desarrollo está llevando a cabo el Ayuntamiento de Valladolid?

El Ayuntamiento de Valladolid ha abordado la economía circular con un enfoque holístico y transversal. No se trata de una política concreta sino de que los principios básicos de la economía circular informen o impregnen las políticas municipales, empezando por aquellas que más impacto tienen en la vida diaria de los ciudadanos como es el caso de la movilidad, el ciclo urbano del agua, la gestión de los residuos, pero sin descuidar otras como el comercio o el uso de los espacios públicos.

¿Cuál es el rol del Ayuntamiento?

Hay que tener en cuenta que, por un lado, los Ayuntamientos somos promotores de estas políticas, y que por otro debemos ser facilitadores, poniendo las condiciones necesarias para que empresas, entidades y ciudadanos puedan avanzar en la transición hacia la economía circular.

¿Cómo se planifica la administración municipal vallisoletana?

Para caminar en esta línea el Ayuntamiento ha elaborado una Hoja de Ruta, un documento vivo que identifica principios, necesidades, objetivos, acciones y actividades concretas, algunas de las cuales ya están realizadas o en marcha. Esta hoja de ruta está pilotada por la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico –que depende de la Concejalía de Hacienda y Promoción Económica- precisamente en la búsqueda de ese enfoque transversal y porque hemos querido dar un peso importante a la innovación y al emprendimiento en este ámbito.

¿Cómo está funcionando la promoción de proyectos de emprendedores en clave circular?

De momento estamos muy satisfechos: hemos sido el primer ayuntamiento de España que ha convocado una línea específica de subvenciones para apoyar este tipo de proyectos. Gracias a ella ya hay en la ciudad 23 proyectos en marcha, procedentes de la convocatoria de 2017. Pronto se unirán más, resultantes de la convocatoria de 2018 que se resolverá antes de finalizar el año, con 600.000€ de presupuesto y a la que han concurrido 60 proyectos.

¿Qué eventos facilitan la promoción de emprendedores?

Hemos desarrollado un evento específico, el “Circular Weekend”, realizado también en Valladolid por primera vez, destinado precisamente a promover proyectos emprendedores en economía circular o a “circularizar” o hacer más circulares en sus procesos o en su modelo de negocio proyectos ya en marcha. Los nuevos proyectos disfrutan a su vez de todo el apoyo que ofrece la Agencia de Innovación: mentorización, becas de formación, posibilidad de instalarse en nuestro espacio de co-working, etc.

¿Qué proyectos hay en marcha?

Los proyectos que hay en marcha son muy variados, hay proyectos demostrativos, de implementación, de formación, de divulgación…tocan a diversos sectores como el agua, la energía, la alimentación, los residuos… hay algunos que son muy tecnológicos y otros que han apostado por la innovación social.

En cuanto al fomento del comercio ¿qué acciones circulares se están abordando?

Precisamente ahora estamos elaborando un nuevo plan para el comercio y una de las líneas estratégicas identificadas tiene que ver con la economía circular. Hay un apoyo decidido por el comercio de proximidad y por los productores y artesanos locales.

¿Qué acciones específicas se realizan en este ámbito?

Como acciones concretas se ha creado un ecomercado y se trabaja en reducir los impactos de embalajes así como en mejorar la información para los consumidores, que son claves en la transición hacia la economía circular. El problema es que todavía hay escasa información sobre algunos criterios que el consumidor podría tener en cuenta a la hora de tomar sus decisiones de compra: grado de reparabilidad, elaboración con materiales reciclados o reciclables, etc. Tenemos que avanzar hacia sistemas sencillos y fácilmente comprensibles por los consumidores, como lo han sido las etiquetas sobre eficiencia energética, por ejemplo.

¿Se están implicando en este campo los agentes económicos y sociales?

Estamos intentando que la economía circular sea un eje transversal en todas las políticas municipales, y ello implica que todos sus planes y estrategias incorporen de una u otra manera esta dimensión. Eso supone que en los procesos de participación ciudadana se debata también este punto con todos los agentes interesados.

¿Por ejemplo?

Por poner un ejemplo, la Estrategia de Empleo y Políticas Sociales del Ayuntamiento, consensuada en Consejo del Diálogo Social, en el que están los sindicatos y los empresarios, se hace referencia expresa a la importancia de la economía circular como nicho de empleo y fuente de mejora de la competitividad empresarial, lo que a su vez se ha traducido en acciones concretas de formación para desempleados o para asociaciones empresariales. También las asociaciones de comercio, de hostelería o incluso las federaciones de asociaciones de vecinos colaboran activamente.

¿Qué acciones al respecto se han podido cofinanciar?

Algunas de las acciones desarrolladas se han cofinanciado gracias a la convocatorias de subvenciones para fomento de la economía circular, pero a todo proyecto se le exige un cierto nivel de financiación privada y la creación o mejora de empleo es uno de los criterios de valoración en el caso de entidades sin ánimo de lucro y de selección en el caso de las empresas.

¿Qué rol deben jugar los ciudadanos?

Los ciudadanos son los elementos fundamentales en cualquier política local, no solo como destinatarios  sino como elementos activos en su diseño, implantación y evaluación a través de la participación pública. Todos los ciudadanos podemos y debemos contribuir a encaminar nuestra ciudad hacia la economía circular.

¿Qué acciones ciudadanas cotidianas suman esfuerzos?

Son muchas las acciones de día a día que suman el esfuerzo de todos hacia una ciudad más sostenible e integrada, como utilizar correctamente los contenedores y puntos limpios, no despilfarrar recursos como alimentos o agua, o adquirir ciertos hábitos de consumo como mirar las etiquetas de los productos para conocer su procedencia, su eficiencia energética, la “reciclabilidad” de sus componentes, conocer sus condiciones de mantenimiento para una mayor durabilidad, optar por productos con menos embalajes o embalajes menos contaminantes…

¿Hace falta conscienciar más?

Aún hace falta avanzar en la información que se facilita a los  consumidores, algo en lo que la Administración puede incidir por medio de instrumentos regulatorios al igual que promoviendo herramientas que faciliten  esa participación que mencionaba anteriormente,  así como actividades de concienciación y sensibilización.

¿Qué planteamientos económicos innovadores ofrece el municipio?

Creo que una vía importante para fomentar la economía circular es la de la contratación pública: no olvidemos que la Administración es un gran comprador y la compra pública tiene un importante impacto en el PIB. En el Ayuntamiento de Valladolid tenemos una Instrucción para favorecer la contratación eficiente, estratégica y sostenible, aprobada este mismo año, y en cuya elaboración se ha tenido en cuenta la guía de la Comisión Europea sobre fomento de la economía circular a través de la contratación pública.

¿Abarca todas las fases del proceso de contratación?

Hemos intentado tener en cuenta esta variable en todas las fases del proceso de contratación. Por ejemplo, para fijar el precio se deberá tener en cuenta el ciclo del coste de vida de los bienes o prestaciones, incluyendo los costes de mantenimiento y reparación así como los de reutilización, eliminación o desmantelamiento. También se contempla la necesidad de un análisis comparativo de eficiencia económica y ambiental entre la opción de compra y la del pago por servicio cuando esta opción sea factible.

¿Qué otras alternativas hay a las subvenciones?

Además de la convocatoria de subvenciones ya comentada, estamos estudiando la posibilidad de utilizar el crowdfunding para financiar algunos tipos de proyectos, como pueden ser los de economía circular. Sería un sistema en el que si el promotor alcanza un determinado umbral de aportación privada a través de este sistema de financiación colectiva, la administración local se compromete a cofinanciar otra parte.

¿Puede la fiscalidad contribuir a animar la transición?

Por otro lado, somos conscientes de que la fiscalidad puede contribuir de forma importante a animar la transición hacia una economía circular. No obstante, la capacidad reguladora de las administraciones locales es limitada en este ámbito, pero creemos que en el marco de la FEMP puede hacerse un trabajo importante que oriente a los municipios a optimizar su potencial en este sentido.

¿Podemos decir que los buenos resultados de economía circular están poniendo el nombre de la ciudad en buen lugar?

En nuestra Hoja de Ruta hacia la economía circular uno de los ejes estratégicos es el posicionamiento como ciudad de referencia en la economía circular y creemos que vamos por el buen camino. El hecho de ser pionero en acciones a favor de la economía circular nos ha permitido participar en diversos foros nacionales e internacionales y otras ciudades han contactado con nosotros para conocer nuestra experiencia, poner en marcha acciones similares…Esto nos ha dado mucha visibilidad, que además sin duda va a verse incrementada.

En ese sentido, Valladolid puede aportar recientes noticias…

Valladolid ha sido seleccionada por la OCDE para participar en un programa que se ha presentado en el World Circular Economy Forum, celebrado en Yokohama en octubre, limitado de momento a 10 ciudades o áreas metropolitanas de todo el mundo.  Gracias a este programa, denominado La Economía y la Gobernanza de la Economía Circular en las Ciudades, Valladolid va a recibir el asesoramiento de expertos, realizar un diagnóstico del potencial de economía circular en la ciudad, desarrollar un plan de acción, contar con indicadores…

Incluso va a favorecer alianzas internacionales…

Además va a participar en una comunidad de práctica con ciudades tan relevantes en economía circular como Amsterdam, favoreciendo además el establecimiento de alianzas a nivel empresarial, comercial, institucional entre los distintos agentes de las ciudades participantes, y abriéndoles nuevos mercados, todo ello con el apoyo de la OCDE.

¿Se está realizando captación de financiación exterior  para el desarrollo de proyectos circulares?

Dentro de esta estrategia de posicionamiento como ciudad referente en economía circular  está, obviamente, el conseguir financiación exterior para el desarrollo de estos proyectos. Dentro del paquete de medidas aprobado por la Comisión Europea sobre economía circular se incluye ayuda financiera de diversos fondos: fondos estructurales, de inversión… Solo el programa Horizonte 2020, orientado a la innovación, contempla 650 millones de euros.

¿Cuántos proyectos han conseguido?

Valladolid es una ciudad muy activa en proyectos con financiación europea: en los últimos 3 años hemos conseguido 8 proyectos, así que, como no podía ser de otra manera, hemos aprovechado esta experiencia para presentarnos a alguna convocatoria dirigida específicamente a la economía circular. Aún no se han resuelto pero tenemos confianza en conseguir algún proyecto para la ciudad como ya lo hemos hecho en movilidad sostenible, renaturalización de las ciudades, eficiencia energética o big data, por poner solo algunos ejemplos.

¿Qué modelo de colaboración entre agentes sociales de la ciudad es preferible: la colaboración público-privada, el exclusivamente público o el privado?

Ningún modelo es, per se, bueno o malo, y creo que en esta pregunta la palabra clave es “colaboración”. Esta colaboración puede estar formalizada, como es el caso de los consorcios que se forman  para concurrir a convocatorias europeas, en los que es clave para la administración pública contar con empresas, universidades, centros tecnológicos, entidades del tercer sector… O bien surgir de manera más informal, pero no por ello menos efectiva, como la red de sinergias y colaboraciones que se está produciendo entre los beneficiarios de las subvenciones de economía circular así como con otros proyectos de desarrollo sostenible en los que está embarcado el Ayuntamiento.

En este ámbito, ¿la responsabilidad en la gestión municipal es la clave?

En cualquier caso, y desde mi punto de vista como gestora pública, los modelos de gestión son herramientas para conseguir un fin, por lo que lo importante es actuar con responsabilidad buscando el mayor nivel de sostenibilidad económica, social y ambiental.  Por ejemplo, los sistemas de concesión para la prestación de servicios públicos serán buenos en tanto en cuanto la administración ejerza con responsabilidad las facultades que tiene sobre el concesionario.

¿Qué perspectivas de crecimiento de la economía circular augura usted a medio plazo a Valladolid?

Creo que las perspectivas son sin duda positivas. Datos muy recientes sitúan a Valladolid a la cabeza de España en crecimiento económico, con una previsión de incremento del PIB al 3,2% y con una tasa de paro inferior al 10%. En este contexto general y con las acciones específicas de impulso de la economía circular, su potencial de crecimiento y de creación de empleo es indudable.

¿La economía circular es para Valladolid reto o oportunidad?

La economía circular es, a la vez, reto y oportunidad. Como Ayuntamiento, seguiremos jugando ese papel de promotor y de facilitador. La economía circular está en la agenda política, estamos dedicando recursos económicos y personales y trabajando por conseguir más, así como en la concertación con todos los agentes implicados y en la concienciación y participación ciudadana.

 

Neus Agulló.-